Por el delito de robo calificado, la Fiscalía General consignó ante el juez a dos hombres que el 28 de mayo hurtaron una camioneta, y durante las investigaciones se les vinculó con otros dos atracos de automóviles.

La Fiscalía General del Estado informó que los consignados son Harve Sosa García, de 28 años, y César Israel Torres Salas, de 26 años, quienes se desempeñaban como policías de la Dirección de Seguridad Pública de Guadalajara.

Ambos hombres están señalados como los autores del robo de una camioneta, ocurrido la noche del 27 de mayo, cuando amagaron con un arma de fuego al propietario de una Toyota tipo Tacoma negra, en el cruce de las calles Isla Hierro e Isla Palma, colonia Jardines.

Sosa García y Torres Salas se llevaron el vehículo, pero fueron detenidos en las calles José María Castilleros y Joaquín Martínez Chavarría, colonia Lomas de Polanco, para luego ser puestos a disposición de un agente del Ministerio Público.

Tras asegurarles una pistola calibre .22 y al ahondar en las investigaciones, el agente ministerial determinó que ambos sujetos participaron en el hurto de una camioneta Jeep Patriot blanca, la cual robaron la noche del 9 de agosto de 2012.

La dueña de la camioneta, quien reconoció plenamente a los detenidos, dijo que esa noche la amagaron con un arma de fuego para despojarla del automotor, cuando circulaba por el Bulevar General Marcelino García Barragán, en la colonia Obrera, de esta ciudad.

Torres Salas y Sosa García también fueron reconocidos plenamente por el dueño de una camioneta Ford Lobo azul, de la cual ambos hombres lo despojaron usando una pistola el 20 de mayo de este año en las calles Isla Cancún e Isla Cozumel, en la colonia Jardines de San Ignacio.

El robo fue perpetrado cuando el afectado salía de su casa, pero al bajarse del vehículo para cerrar el cancel de su vivienda, fue sorprendido por los sujetos, quienes se llevaron el vehículo.

El agente ministerial encontró elementos de prueba suficientes para fincarles responsabilidad por el delito de robo calificado a Sosa García y a Torres Salas, por lo que los consignó ante el Juez Décimo Primero de lo Penal.