Violentos enfrentamientos estallaron hoy entre la policía y trabajadores de una mina de oro en Kirguistán que desde hace varios días se manifestaban a las afueras del yacimiento, cercano a la aldea de Barskoon.

Los enfrentamientos, que han dejado al menos cinco heridos, se originaron cuando los oficiales usaron gas lacrimógeno para intentar dispersar a unos mil mineros, quienes exigen a la empresa canadiense Centerra Gold un mayor reparto de las ganancias.

El movimiento policial tuvo lugar un día después de que decenas de manifestantes fueron arrestados luego de haber tomado una estación de electricidad y cortado el suministro a la mina de oro Kumtor, de acuerdo con reportes de la agencia local de noticias AKIpress.

Pese a las detenciones, los manifestantes retuvieron este viernes al gobernador local por unas horas y posteriormente intentaron tomar de nueva cuenta la estación de electricidad.

La carretera a la mina permanece bloqueada por cientos de trabajadores, quienes demandan que el operador de la mina, Centerra Gold, una infraestructura respetuosa con el medio ambiente, servicios médicos para la población local y reparto de ganancias.

Los manifestantes también exigen una reunión con el presidente kirguís, Almazbek Atambaev, y el primer ministro Jantoro Satybaldiev.

Según las últimas informaciones, la situación en la mina Kumtor es delicada, pues uno de los manifestantes declaró a la agencia local de noticias 24.Kg que la policía continúa haciendo disparos de advertencia, lo que enardece a los mineros.

Los disturbios cerca de Kumtor se extendieron este viernes hacia el pueblo de Tamga, donde unas tres mil personas -residentes de varias localidades- trataban de dirigirse hacia el lugar de los enfrentamientos

Según testigos, los residentes prendieron fuego a un autobús y están cargando piedras en camiones. Por el momento se desconoce si en estos disturbios se han registrado víctimas, pero el gobierno de Kirguistán declaró esta noche el estado de emergencia en la región.