La Unidad de Inteligencia Financiera (UIF) de Perú reportó hoy que entre enero de 2007 y abril pasado detectó 14 mil 956 operaciones sospechosas de lavado de dinero por un monto que bordea los siete mil 290 millones de dólares.

De ese monto reportado en los Informes de Inteligencia Financiera (IIF), cinco mil millones 187 mil dólares correspondieron al tráfico ilícito de drogas y mil 019 millones de dólares a delitos ambientales.

En forma posterior se ubican la corrupción de funcionarios (189 millones de dólares), defraudación de rentas de aduanas/contrabando (157 millones), defraudación tributaria (147 millones), estafa y fraude (133 millones) y proxenetismo (22 millones), entre otros.

Según el Reporte de Operaciones Sospechosas, del período enero de 2007 a abril de 2013, la mayor participación por tipo de sujeto obligado está representada por los bancos con 37 por ciento y las Empresas de Transferencia de Fondos con 27 por ciento.

Sin embargo, en los últimos 12 meses, y a abril de este año, la participación de los bancos ascendió a 43 por ciento, mientras que las Empresas de Transferencia de Fondos disminuyeron a 15 por ciento, señaló la UIF.

La mayor cantidad de Reportes de Operaciones Sospechosas recibidos desde enero de 2007 a abril pasado provienen de Lima Metropolitana con 59 por ciento del total, equivalente a ocho mil 804 casos.

Perú ha recibido recomendaciones del Fondo Monetario Internacional (FMI) respecto a este tema, acorde a las buenas prácticas internacionales.