La inflación empobrece cada día más a la clase media venezolana

La galopante inflación que vive Venezuela y que ya alcanza niveles de intolerancia (casi un 80 por ciento), ha cambiado la vida de muchas personas, y empobrece cada más a la clase media, afirmó el economista Francisco Ibarra.

Un ejemplo, es Juan León contador de una empresa metalmecánica ubicada en San Félix, en el suroriente del país, quien decidió solicitar a sus jefes autorización para trabajar como transportista del personal de horario nocturno.

Todos los días a las cinco de la tarde, cuando termina su jornada contable, toma el autobús de la empresa y comienza a trasladar a obreros a sus hogares en una travesía que incluye diversos sectores del extenso estado Bolívar, y llega a su casa casi a la medianoche.

León es uno de profesionales empleados de clase media que ha debido recurrir a fuentes alternativas de ingresos para completar la quincena.

Los expertos señalan que para este estrato ha resultado más complicado mantener su nivel de vida ante una inflación acelerada.

"Los salarios se han comprimido en los últimos años. Los más elevados no han crecido al mismo ritmo que el sueldo mínimo. Mientras tanto los precios han aumentado y han erosionado las remuneraciones", explicó Francisco Ibarra, director de Econométrica.

"El ingreso familiar mensual promedio en los estratos C y D es de 25, mil 93 bolívares y 10 mil 860 bolívares, respectivamente. Si estos montos se calculan a la tasa de Sistema Cambiario Alternativo de Divisas, Sicad II, equivalen a 502 dólares y 217 dólares, respectivamente".

Ibarra resaltó a Notimex que solo la canasta alimentaria medida por el público Instituto Nacional de Estadística (INE), registró en febrero tres mil 730 bolívares 48 céntimos, lo que representa el 34 por ciento de lo que gana en promedio una familia del grupo D.

"Si a esto se le suma la cuota del seguro de un vehículo (unos tres mil bolívares mensuales), el colegio de los niños, cuya matrícula supera los mil bolívares por alumno, más pago de condominio y otros gastos, estos ingresos no llegan a cubrir todas las necesidades", dijo.

Afirmó Ibarra que desde 2007 los ingresos de la clase media se han estancado y han tendido a disminuir. Su firma calcula que el salario promedio real caerá 18 por ciento este año, la inflación tampoco cederá y se espera que al cierre de 2014 se ubique en 80 por ciento.