Opinan que criterios de seguridad no frenarán la migración infantil

El problema de los menores migrantes no acompañados no se resolverá con un enfoque de seguridad ni reforzando fronteras, aseveró la organización Iniciativa Ciudadana para la Promoción de la Cultura del Diálogo.

En el número especial de su publicación "Voces Ciudadanas", titulado "Especial sobre Crisis Humanitaria", el organismo no gubernamental argumentó que con la aplicación de medidas de ese tipo no se atiende el tema de fondo que genera la migración.

La organización de la sociedad civil mencionó que en 2013 la deportación de menores desde Estados Unidos aumentó a 21 mil 537 centroamericanos y 16 mil 900 mexicanos; en 2014 la cifra podría llegar a 90 mil, entre ambos grupos.

Recordó que el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) atribuyó el fenómeno a varias causas, entre ellas la extrema pobreza en los países de origen, así como a la falta de oportunidades laborales.

También a la violencia del crimen organizado (expresada en cárteles del narcotráfico y pandillas), a la violencia intrafamiliar y al reclutamiento forzado por parte de redes de tráfico de personas y de trabajo infantil que operan en las rutas migratorias y en los lugares de destino.

Ante ello, a decir de la agrupación, el reforzamiento de las fronteras no es la solución, pues no atiende el problema y, por el contrario, lo empeora, pues muchos niños que llegan a Estados Unidos son detenidos y alojados en refugios improvisados, incluyendo bases militares en condiciones de hacinamiento.

Algunos de los abusos que sufren los niños en esas condiciones es el acceso insuficiente a agua y comida, hacinamiento, insalubridad en celdas y centros de detención migratoria, falta de cobijas, colchones y ropa de cama.

Se han detectado también más de 100 denuncias de abuso físico, verbal y sexual por agentes de diversas corporaciones contra niños y niñas.

Aseveró que como la decisión de abandonar el país de origen no responde a un solo motivo, los enfoques reduccionistas no son eficaces.

Por ejemplo, dijo, parece inviable aplicar un esquema similar a la Iniciativa Mérida o el Plan Colombia en Centroamérica porque se enfoca sobre todo en la seguridad.

Iniciativa Ciudadana destacó la propuesta de los países del Mercosur que con base en una opinión consultiva solicitada a la Corte Interamericana de Derechos Humanos sugirieron un esquema que parta del reconocimiento de los derechos fundamentales de los menores.

Esos países sugieren que las políticas migratorias deben evitar la criminalización de la migración irregular, prohibir la detención de niños por motivos migratorios, respetar el principio de no devolución y rechazar la deportación automática.

Por el contrario, cada decisión de repatriación debe tomarse evaluando la situación particular para que ningún niño sea devuelto a un contexto de violencia, donde su vida o sus derechos corran peligro.