La temporada de huracanes de 2013 en el Atlántico, Golfo de México y el Caribe inicia este sábado con un pronóstico no muy alentador de que será "muy activa", según meteorólogos estadunidenses.

Los científicos prevén la formación de entre 13 y 20 tormentas tropicales, 11 huracanes y tres de ellos mayores o categoría tres (vientos de 208 kilómetros por hora) en la escala Saffir-Simpson de cinco niveles.

El año pasado la "super tormenta" Sandy dio una muestra del poderío de estos fenómenos y pese a que no llegó a ser un huracán mayor, dejó más de 150 muertos y daños materiales millonarios en Estados Unidos, Haití y Cuba.

Condiciones oceánicas y atmosféricas propicias en la cuenca del Atlántico se espera que produzcan más huracanes y con mayor potencia, según Gerry Bell, el principal meteorólogo de la Administración Nacional de Océanos y Atmósfera de Estados Unidos (NOAA, por su siglas en inglés).

"Una débil cizalladura del viento, aguas atlánticas más cálidas y patrones vientos favorables procedentes de África se conjugan para ello", señaló el experto.

El año pasado se formaron 19 tormentas tropicales con nombre, 10 de las cuales se transformaron en huracanes, un número de tormentas por encima del promedio, que tiene 12 tormentas, seis huracanes y tres mayores.

El 2012 fue el tercer año consecutivo en que se registra ese número de tormentas. Sólo en dos años anteriores se registraron más tormentas: en 1933 (20) y 2005 (28).

En Miami, donde se encuentra el Centro Nacional de Huracanes (CNH), institución avalada por la Organización Mundial del Tiempo para efectuar pronósticos sobre tormentas para todo el hemisferio occidental, tienen una advertencia.

"Muchos piensan que una tormenta tropical o un huracán son solo máquinas de viento y son más que eso", dijo Rick Knabb, director del CNH. "No podemos olvidarnos de la amenaza del agua", agregó.

El año pasado Sandy dio muestra de ello. Esta masiva tormenta del doble del tamaño del estado de Texas tocó tierra en la costa noreste de Estados Unidos, en Nueva Jersey, a finales de octubre, trayendo con ella vientos de 129 kilómetros.

Sandy generó inundaciones en esa región que costaron la vida a más de un centenar de personas en varios estados. Los daños materiales se calculan en casi 200 mil millones de dólares.

Este fenómeno meteorológico también azotó antes a Haití, Cuba y Jamaica, donde causó 70 muertes, principalmente en Haití y Cuba.

La temporada que regularmente se inicia el 1 de junio se extiende hasta el 30 de noviembre.

Los meteorólogos proyectan además una temporada de huracanes por debajo de lo normal para el Océano Pacífico, con entre 11 y 16 tormentas con nombre, incluyendo entre cinco y ocho huracanes y de uno a cuatro huracanes de gran escala.

Los huracanes del Pacífico generalmente afectan las costas de México. La temporada inició el 15 de mayo y corre hasta 30 el noviembre. Bárbara, el primer huracán se esa temporada se formó hace unos días y causó la muerte de dos personas al entrar a tierra por el sureste de México.