Colombia confió hoy en que Venezuela continúe como acompañante del proceso de paz y que el impasse generado por la visita del opositor venezolano Henrique Capriles a Bogotá se resuelva por la vía diplomática.

El jefe del equipo negociador del gobierno colombiano en los diálogos de paz con la guerrilla de las FARC, Humberto de La Calle, indicó a la emisora Caracol que el papel venezolano "ha sido muy útil" y dijo esperar "que no se interrumpa".

El gobierno del presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, anunció el miércoles que revisará la participación de ese país en el proceso de paz, como represalia al encuentro entre el mandatario colombiano Juan Manuel Santos y Capriles, sostenido ese mismo día en Bogotá.

La reunión, en la que se habló de la situación del país vecino, generó molestia en Venezuela, que consideró una "traición" de Santos haber recibido a Capriles, quien se niega a reconocer el triunfo de Maduro en la elección del 14 de abril pasado.

"El papel de ellos ha sido muy importante en la conducción de los diálogos -con las rebeldes Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC)- y de verdad esperamos que no se interrumpa", subrayó De La Calle.

Venezuela acompaña junto a Chile las conversaciones que sostienen el gobierno de Santos y el grupo insurgente desde noviembre pasado en La Habana, Cuba, para poner fin a medio siglo de conflicto armado interno en Colombia.

El delegado oficial confió en que el impasse entre Bogotá y Caracas "se supere" y que "los acontecimientos fluyan por la vía diplomática", tras admitir que la situación por el posible retiro de Venezuela del proceso es preocupante.