La Alta Comisionada de Naciones Unidas para Derechos Humanos (ACNUDH), Navi Pillay, expresó su preocupación por la suerte de nueve jóvenes norcoreanos que al parecer fueron repatriados a su país por las autoridades de China.

"Hemos recibido información creíble sobre nueve jóvenes desertores norcoreanos detenidos en Laos, que han sido devueltos a Corea del Norte a través de China", afirmó en rueda de prensa el portavoz de ACNUDH, Rupert Colville.

"Estamos muy preocupados por la protección de este grupo, que incluye hasta cinco menores de edad, quienes corren el riesgo de severos castigos y malos tratos a su regreso", dijo.

Asimismo el portavoz del Alto Comisionado de la ONU para los Refugiados (ACNUR), Dan McNorton, expresó su inquietud por los nueve jóvenes que al parecer son huérfanos y fueron devueltos por primera vez por la policía de Laos a China esta semana, después de cruzar la frontera.

El jueves, el relator independiente de derechos humanos de la ONU sobre Corea del Norte, Marzuki Darusman, declaró que nadie debe ser obligado a regresar a Norcorea, donde "pueden ser objeto de persecución o castigo severos, incluyendo la tortura y la pena de muerte".

Tanto ACNUDH como ACNUR instaron a los gobiernos de Laos y China a que aclaren públicamente sobre la suerte de estos nueve jóvenes, bajo qué circunstancias y en qué condiciones fueron devueltos a Corea del Norte.

Finalmente las agencias de la ONU urgieron al gobierno de Pyongyang a permitir el acceso de investigadores independientes que verifiquen su estado y el trato al que los jóvenes han sido sometidos.