Colombia y Venezuela deben acudir a la diplomacia para superar la tensión creada por la visita del opositor venezolano Henrique Capriles a Bogotá, ante su inconveniencia para ambos, afirmó hoy la prensa local.

El diario colombiano El Tiempo aseguró en su editorial que "es hora de que Colombia y Venezuela recurran a los conductos diplomáticos para aclarar el panorama y así caer en la cuenta de que esta tempestad no le conviene a ninguno".

Consideró que "más allá del ruido que ha generado el impasse, hay que ser claros en que, si en algo se debe expresar la soberanía de un país es en la autonomía de sus gobernantes a la hora de decidir a quiénes les dan espacio en su agenda".

La crisis entre Bogotá y Caracas la generó el encuentro que sostuvieron el miércoles el presidente colombiano Juan Manuel Santos y el líder opositor venezolano Henrique Capriles, para hablar sobre la situación del vecino país.

El gobierno del mandatario venezolano Nicolás Maduro lo consideró una "traición" de Santos y amenazó con evaluar su papel de acompañante al diálogo de paz que sostienen delegados colombianos y las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC).

"Hay que resaltar que Santos recibió a un ciudadano que no solo acaba de aspirar a la presidencia con reconocimiento del Estado venezolano, sino que, además, hoy ejerce como gobernador del estado de Miranda, cargo de elección popular", apuntó.

Para el periódico, Colombia acierta al enviar el mensaje de que, en el marco de esta relación, "el límite donde terminan los intereses del gobierno venezolano y comienza la autonomía del país no se ha borrado".

El diario El Colombiano coincidió en que lo mejor es acudir a las vías diplomática, que "tiene procedimientos y ritualidades que se observan y respetan en el mundo libre, que tiene instrumentos para resolver las diferencias".

Señaló, sin embargo, que la solución a las discrepancias entre países, se debe hacer "sin agravios ni reclamos altisonantes. Con prudencia y cabeza fría, esa que en Venezuela ahora escasea tanto como los alimentos".

"Era cuestión de esperar que llegara este momento de tensión en las relaciones entre Colombia y Venezuela, que por más que estuvieran 'encarriladas', siguen siendo demasiado frágiles", puntualizó el rotativo local.