La alianza de agrupaciones en contra del capitalismo, denominada Blockupy, protestó hoy ante la sede del Banco Central Europeo (BCE) en contra de la política financiera de esa institución para confrontar la crisis en Europa.

Las autoridades de ciudad alemana de Frankfurt, donde se ubica la sede del BCE, dieron permiso a la agrupación para realizar varias protestas.

Blockupy es la fusión de dos palabras en inglés, que significan bloqueo y ocupación.

Frente a la sede del BCE, los activistas anunciaron que reunirían a más de tres mil personas para bloquear el paso a esas instalaciones durante el horario de trabajo, pero la policía sólo contó entre mil y mil 400 participantes.

La policía vigiló la protesta equipada con camiones que lanzan chorros de agua, pero no fue necesario utilizarlos, ya que la manifestación transcurrió de manera pacífica.

Sin embargo, se registraron algunos incidentes menores en la reja que rodea el edificio del BCE, ya que algunos manifestantes sacudieron con fuerza las rejas, lo que provocó discusiones con elementos de la policía que usaron gas pimienta contra los protestantes.

Portavoces de los activistas calificaron la manifestación como exitosa e informaron que durante las tres horas que duró la protesta, los funcionarios del BCE no pudieron entrar o salir de su edificio sede.

Un número menor de personas que participó ante la sede del BCE se dirigió luego al Bundesbank, la institución que es el banco central de Alemania, en donde protestaron en contra de la especulación financiera con alimentos.

Una tercera acción de Blockupy se llevó a cabo en el aeropuerto de Frankfurt, sin que ocasionara problemas con el funcionamiento de la terminal aérea.

Para este sábado, Blockupy tiene programada otra protesta en Frankfurt en la que los organizadores esperan unos 20 mil participantes.

Las agrupaciones que forman parte de Blockupy son la Alianza de la Izquierda Intervencionista, Attac, organizaciones juveniles sindicales, el Partido La Izquierda, la agrupación de organizaciones comunistas Vamos por todo, así como activistas de Occupy.

El origen de la sección alemana de Occupy se dio en el otoño de 2011, cuando manifestantes instalaron tiendas de campaña frente a Wall Street en Nueva York para protestar contra la crisis y el papel en ésta del sector financiero.

El movimiento Occupy tiene en Alemania otros argumentos porque a diferencia de Estados Unidos o de los países europeos en crisis, no ha sido fuertemente afectada por la crisis económica y financiera ni hubo familias que fueron lanzadas de sus viviendas por no pagar la hipoteca.