El gobierno de Costa Rica integrará un grupo de trabajo para elaborar medidas administrativas y legales que refuercen el combate al lavado de dinero, informó hoy la presidenta Laura Chinchilla.

El anuncio vino luego de una reunión de la mandataria con el vicepresidente Luis Liberman y funcionarios de la Superintendencia de Entidades Financieras, así como del Consejo Nacional de Supervisión del Sistema Financiero (Conassif).

"Estamos trabajando reformas que nos permitan combatir de mejor manera el lavado de activos, legislación y coordinación de todos los entes que confluyen en el monitoreo de casos", indicó en un comunicado la Presidencia.

Durante la sesión fue analizado el caso de la empresa Liberty Reserve, que según versiones periodísticas legitimó, operando en este país durante seis años, unos seis mil millones de dólares.

Liberman indicó que "buscamos sentar responsabilidades y sobre todo reforzar las medidas de blindaje para evitar que se repita un hecho tan lamentable como éste".