Los aficionados al futbol, que pintaron hoy las calles de color rojo, se quedaron con ganas de festejar un triunfo de los Xolos y el pase a semifinales, al empatar 1-1 (3-3 global) en Brasil con el Atlético Mineiro.

Los seguidores de los Xolos que acudieron a un foro acondicionado por el mismo equipo para la transmisión del encuentro en pantalla gigante, mostraron la frustración mayor cuando a punto de finalizar el encuentro, Duvier Riascos falló un tiro penal.

Tijuana tuvo la inmejorable oportunidad de ganar el encuentro de esta noche con la diferencia de un gol, pues requerían de un triunfo por cualquier resultado para avanzar a la semifinal en la Copa Libertadores, pero el tiro lo falló Riascos y la ilusión terminó.

Desde las primeras horas de hoy, los tijuanenses se vistieron con al menos una prenda roja, con la esperanza de que su escuadra lograra el triunfo que hiciera posible soñar con mantenerse vigentes en el torneo continental.

Esos aficionados tuvieron que dejar para mejor ocasión los festejos y las glorietas de Cuauhtémoc e Independencia lucieron vacías. No había nada que festejar, pues el empate dejó fuera de cualquier posibilidad a la oncena tijuanense.

El encuentro sirvió también de despedida para el director técnico de Tijuana, el argentino Antonio Mohamed, que con toda oportunidad había anunciado que este en Brasil sería su último partido, para de Belo Horizonte viajar a su natal Argentina.

Los rostros de los aficionados lucieron tristes y con cierta frustración, pues la escuadra Xoloitzcuintle dejó ir la oportunidad cuando en Brasil ya se avizoraba una derrota, si el tiro penal hubiera sido cobrado de manera correcta.

Xolos de Tijuana llegó a la Copa Libertadores de América luego de ganar el título del torneo Apertura 2012 de la Liga MX, lo que alentó a los aficionados en la corta historia de la oncena de esta frontera.

En su aventura por la justa continental, Xoloitzcuintles obtuvo el pase a la ronda de octavos de final. luego de enfrentar en su grupo al actual campeón Corinthians de Brasil, y en la ronda siguiente eliminó a otro cuadro brasileño, Palmeiras.

Ante Atlético Mineiro, se dejó ir una ventaja de 2-0 en el partido de ida que finalmente terminó empatado a dos goles, que en calidad de "visitantes" les valió para en el partido de vuelta, con la igualada a uno, ganaron el pase a semifinales.