México tiene el potencial para dar "el gran salto" a los primeros 25 lugares en el ranking de competitividad mundial, aseguró la subsecretaria de Normatividad y Competitividad de la Secretaría de Economía (SE), Rocío Ruiz Chávez.

Al participar en el diálogo sobre "Los Motores de cambio para el crecimiento de México", la funcionaria sostuvo que las reformas estructurales ya aprobadas y las que están por presentarse, realmente van a generar un cambio de fondo en la economía nacional, pero también en una nueva manera de gobernar.

En el evento organizado por CNN Expansión subrayó que las empresas mexicanas deben moverse hacia la innovación con el desarrollo de tecnología y marca, si realmente quieren ser competitivas.

Ruiz Chávez reconoció que le toca al gobierno federal generar un adecuado ambiente de negocios para coadyuvar en la competitividad de las empresas.

Tal es el caso, dijo, de no sólo acelerar la apertura de empresas, sino de facilitar toda su operatividad para garantizar su permanencia y modernización. "Si por lo menos los tramites básicos se redujeran la tercera parte, tanto en costo como en tiempo, seria muy positivo para las empresas".

Por su parte, y durante su participación en el mismo panel, el director del Instituto Mexicano para la Competitividad (IMCO), Roberto Newell, dijo que indiscutiblemente, las reformas estructurales quitarán el "freno de mano" al crecimiento económico del país.

Resaltó que de esta forma, México alcanzará tasas de crecimiento económico de entre 4.0 y 5.0 por ciento, porque esos cambios de fondo se podrán equiparar al hito que representó, en su momento, el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN).

Para Newell, hoy el ambiente económico es optimista, por lo que corresponde a las empresas generar valor y no al gobierno.