Una estructura de 16 metros de altura situada justo debajo de la cúpula del interior del Palacio de Lecumberri, que recrea la torre de vigilancia de la antigua cárcel, integran la exposición "Modelo para armar y vigilar", intervención del edificio histórico del artista Ricardo Caballero inaugurada hoy.

Construida de andamios, en los últimos tres niveles de la torre, de 16 metros de altura por 11 de diámetro, se encuentra un total de 50 aves, que vigilan a la propia estructura.

Sara Cordero, colaboradora del artista y su vocera, explicó que serie de andamos refleja la ausencia actual de la estructura eje de la arquitectura penitenciaria del inmueble que hoy alberga al Archivo General de la Nación (AGN): el panóptico o torre de vigilancia.

Precisó que las aves-habitantes, que al mismo tiempo potencializan la intuición del sonido y direccionan la mirada de los usuarios, no operan como entidad vigilante sino como contenedor vigilado.

"Desde la torre (del llamado "Palacio Negro" de Lecumberri) se podían ver los habitantes de cada una de las crujías, que eran los presos. La idea en general del artista radica en recordarle a este espacio, en términos de arquitectura, la (actual) ausencia de la torre", abundó.

Recordó que cuando el edificio pasó a ser sede el AGN se desmanteló la torre de vigilancia, aunque quedaron muchos indicios de que este edificio había sido una cárcel.

"De tal modo que hay que recordarle al propio espacio que no puede negar su pasado, aun con la ausencia de la torre", comentó al tiempo que refirió que Lecumberri fue diseñada para ser vigilada desde una torre, que originalmente medía 35 metros de altura.

En cuanto a las aves colocadas en los últimos niveles de la estructura, expuso que se convocó a personas para que prestaran sus pájaros tipo finches, mismas que tienen un hogar "improvisado".

Mediante lazos se recrean las relaciones y el espacio utilizado como eje central y estructura de vigilancia de Lecumberri, según está documentado en la historia de México, comentó.

En otras palabras, completó, el Archivo General de la Nación mantiene una relación etérea con su pasado carcelario, que ahora se ve reflejado en esta obra efímera, que deja en evidencia una usencia que es llenada, recordada por la torre de Ricardo Caballero.

Cabe mencionar que al ver el producto artístico final, queda por definir y comentar diversos puntos de existencia, relación y espacio que pueden ser manejados de distintas maneras y formas.

"Modelo para armar y vigilar" está acompañado de la asesoría de Samuel Morales, director de programas educativos en la Fundación/Colección Jumex, con seguimiento curatorial de Michel Blancsubé, curador de la misma institución.