En el marco del Día Mundial de la Diversidad Cultural para el Diálogo y el Desarrollo, se presentó la nueva edición del mapa "La diversidad cultural de México. Lenguas Indígenas Nacionales", que incluye información sobre las 11 familias lingüísticas, las 68 agrupaciones lingüísticas y las 364 variantes dialécticas.

Durante la presentación, Alejandra Frausto, directora general de Culturas Populares del Consejo Nacional para la Cultura y las Artes, comentó que el mapa es un instrumento de divulgación y de difusión que "reconoce todas las fuerzas que tenemos alrededor de nuestro país.

"Que triste sería nuestro país si todo fuera igual, afortunadamente la diversidad nos nutre como una nación mucho más rica e interesante", abundó.

En el Museo Nacional de Culturas Populares (MNCP), la funcionaria sostuvo que esta diversidad hace que el tejido social del que tanto se habla, sea uno de colores y con distintos lenguajes; "y eso es un poco el ejemplo de este mapa", anotó.

Señaló que este mapa es otro tipo de patrimonio, "un patrimonio de divulgación y que bien vale la pena difundir lo más posible. En esta última edición se encuentran las 11 familias lingüísticas, las 68 agrupaciones y sus 364 variantes dialécticas. Es una herramienta poderosa y generosa".

Tras la publicación del mapa, cuyo tiraje es de 10 mil piezas, dijo, se pretende convertirlo en una edición de más de un millón, a fin de colocarlo en cada una de las escuelas de educación básica del país.

Por otro lado, Javier López Sánchez, director general del Instituto Nacional de Lenguas Indígenas (INALI), mencionó que es importante decir que la situación de los hablantes de lenguas indígenas es muy diferente en las distintas regiones del país.

Existen pueblos indígenas en los que únicamente las personas mayores hablan su lengua, los casos extremos son el ku´ahí, ixcateco, ayapaneco, kiliwa, paipái y cucapa, expuso.

López Sánchez agregó que existen también pueblos en los que ya no hay niños que hablen la lengua indígena, como son los casos del tlahuica, mocho, tuzanteco, kaqchikel, teko, awakateko, oluteco, ayapaneco, ixcateco, ixil, texistepequeño, chocholteco e ixil chajuleño, así como dos variantes del otomí, cuatro del mixteco y cinco variantes del zapoteco.

Asimismo, dijo que hay otros pueblos indígenas con un gran número de hablantes de lenguas indígenas, pero que se encuentran dispersos en distintas localidades, ciudades o en campos agrícolas.

En tal situación, refirió, se encuentran el mam, otomí del oeste del Valle del Mezquital, chontal de Tabasco del sureste y zapoteco de Valles, entre otros.

"Por esta diversidad, diríamos que requerimos de antibióticos de amplio espectro y de mayor precisión, porque no podemos tratar a las lenguas indígenas de la misma manera; las configuraciones lingüísticas son tan variadas y por ello, necesario conocerlas", expresó.

Destacó que la desaparición de una lengua indígena, y por lo tanto de un pueblo indígena o de una gran parte de su cultura, es una enorme pérdida para la humanidad, pues así desaparece una visión de la vida, una manera de entender y relacionarse en el mundo y con el mundo y la naturaleza.

"Hoy, en el marco del Día Mundial de la Diversidad Cultural para el diálogo y el desarrollo, damos muestra de que trabajar juntos da mejores resultados, pues el mapa que hemos denominado ´La diversidad cultural de México. Lenguas Indígenas Nacionales´ es resultado de la convergencia de esfuerzos y conocimientos interinstitucionales entre la Dirección General de Culturas Populares del Conaculta y el INALI, y claro que todas las instituciones conformadas en el Movimiento Nacional por la Diversidad Cultural de México", mencionó López Sánchez.

Subrayó que con este mapa se actualizó la forma de escribir el nombre de cada una de las lenguas indígenas, de acuerdo a las normas establecidas al momento.

"Estamos seguros que este mapa contribuirá al conocimientos de nuestra rica diversidad lingüística como país, y consecuentemente, su valoración, respeto y aprecio", apuntó.

Esta segunda edición forma parte de las acciones de la Campaña Nacional por la Diversidad Cultural de México, impulsada por diversas dependencias integradas en un Comité Interinstitucional.