El presidente de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH), Raúl Plascencia Villanueva, afirmó que la transparencia y la rendición de cuentas es fundamental para el desarrollo político de México.

En la presentación del Informe de Actividades 2012 de su homólogo de Chiapas, Lorenzo López Méndez, el ombudsman nacional destacó que "la obligación de informar que tienen los servidores públicos no sólo es un acto de transparencia, es también un derecho de los ciudadanos que debe cumplirse, respetarse y garantizarse".

Plascencia Villanueva insistió en que la rendición de cuentas permite que los ciudadanos conozcan y tengan elementos para comprobar que los funcionarios públicos respetan la ley y los recursos públicos son aplicados en acciones de resultados tangibles.

Este tipo de prácticas en organismos públicos defensores de los derechos humanos fortalece la confianza de la ciudadanía en estas instituciones, por lo que convocó a preservarla como un reto permanente de cara a la sociedad, expuso.

Asimismo resaltó la importancia de avanzar en la generación de una cultura de la legalidad, en la que tanto autoridades como sociedad civil respeten los derechos fundamentales, cumplan con sus deberes y obligaciones que marca la ley.

En este sentido afirmó que es importante la prevención con el "antídoto" para evitar la violación a los derechos humanos, por lo que consideró necesario fortalecer las estrategias de educación y capacitación.