La Asociación Mexicana de Derecho a la Información (Amedi), pidió al gobierno federal no ceder a "chantajes mediáticos" para frenar el "apagón analógico" de la televisión abierta en Tijuana.

En un comunicado, el organismo llamó a los actores políticos y gubernamentales a actuar con responsabilidad y que tanto la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT) como la Cofetel hagan las acciones conducentes para que el resto de la población en Tijuana acceda a las señales de la televisión digital.

Asimismo, lamentó que consejeros integrantes del Comité de Radio y Televisión del IFE avalen aplazar un proceso de la más alta importancia para transitar a una televisión que permita la inclusión para más actores, instituciones y grupos en televisión.

En la medida que la digitalización permitirá que entren nuevos actores, subraya, esa es la principal oportunidad, pues de nada sirve si se mantienen los mismos "deplorables" contenidos que actualmente tenemos en este medio, subrayó la AMEDI.

En tanto, Enrique Gutiérrez Márquez, académico del Departamento de Ciencias Sociales y Política de la Universidad Iberoamericana, consideró que el apagón analógico en Tijuana es un "platillo apetitoso en términos políticos" que representa una gran oportunidad para que los partidos suban a la arena de discusión

En su opinión, no se puede señalar al apagón analógico como una medida inequitativa, pues ninguno de los partidos tendrá acceso a los espacios televisivos análogos, lo cual tampoco puede ser imputable a los institutos estatales electorales, ni a las televisoras, ni al IFE, ya que ninguno tiene injerencia en esta migración tecnológica.

El apagón análogo no debe afectar mucho a los candidatos, quienes podrán recurrir a los tradicionales mítines o a medios impresos de gran formato como son los espectaculares, vallas y pendones para promover su imagen, aseguró Gutiérrez.