México y Estados Unidos organizaron el "Taller para cumplimiento y procedimientos de verificaciones de origen" para combatir la informalidad, el contrabando, el fraude comercial, la subvaluación, la evasión de contribuciones y la afectación a las industrias y comercios establecidos en estos países.

El Servicio de Administración Tributaria (SAT) informó que este taller, el primero de su tipo, se llevó a cabo en el marco del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), por conducto de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) y el Departamento de Comercio estadounidense.

En el taller se dio a conocer a empresarios estadounidenses, que utilizan el TLCAN para establecer negocios, las modificaciones que el SAT, a través de la autoridad fiscal y aduanera, tiene para facilitar los trámites hacendarios a los contribuyentes y sus socios comerciales para el correcto cumplimento de sus obligaciones fiscales.

Ello, derivado de los acuerdos que el jefe del SAT, Aristóteles Núñez Sánchez, estableció en reuniones preliminares realizadas en Washington D.C., con los subsecretarios de Comercio Exterior, Francisco J. Sánchez, en enero pasado.

Asimismo, en febrero con el adjunto de Comercio para Acceso a Mercados Michael C. Camuñez, en las que se definieron estrategias para modificar y transmitir a empresarios de ambos países los procedimientos de verificación de origen de las mercancías.

El organismo fiscalizador señala que entre estas acciones está el desarrollar de dos talleres específicos en la materia; el primero, realizado en esta ocasión en México con la presencia de las principales empresas textiles estadounidenses.

El segundo a efectuarse en Washington a finales de julio, en el que el SAT se hará acompañar de las empresas mexicanas involucradas en el mismo procedimiento, expone en un comunicado.

Entre los beneficios que se obtendrán con ello, está el evitar el estado de indefensión del importador mexicano en el proceso de verificación de origen, ya que al modificarse el procedimiento ambos socios compartirán responsabilidad comercial.

Además que el SAT permita al exportador tener pruebas en el proceso de verificación de origen, con lo que hace más sencillo el cumplimiento sin perder certeza jurídica en el acto de fiscalización.

Esta información puede ser ampliada en el micro sitio creado específicamente para ello, en la página de internet del SAT, a través del apartado de la Administración General de Auditoría de Comercio Exterior.

En ella se detalla, en inglés y español, el proceso de verificación de origen de mercancías que realiza la autoridad fiscal y aduanera, así como las verificaciones en curso con una clave personalizada.

Esto, para que cada contribuyente o contraparte, pueda checar en línea y tiempo real el estatus de su proceso y el servidor público de la Administración General de Auditoría de Comercio Exterior que lo atiende, precisa el organismo.