La relación del paisaje con la literatura fue el hilo conductor de la charla que ofreció el narrador mexicano Mario González Suárez, en el Museo del Palacio de Bellas Artes, como parte de las actividades paralelas de la exposición "Panorámicas. Paisajes 2013-1969".

En la sesión, titulada "El paisaje en la literatura", González Suárez externó que un escritor tiene que ser, antes que nada, un traductor de las imágenes que contempla, y que la literatura se hace con palabras y lo que se hace con éstas sólo es apariencia.

"La palabra con la que trabajo es imagen, es algo tan obvio que está a la vista, es por ello que como escritor uno no puede redactar algo que no haya visto en el escenario de la mente, entonces, el mundo no existe por sí solo, interviene la conciencia del artista", expuso el narrador, de acuerdo con declaraciones difundidas por el Instituto Nacional de Bellas Artes (INBA).

Aunado a lo anterior, señaló que el paisaje literario es algo que se construye y surge en el momento en que el escritor ve lo que es la realidad, "algo que pareciera simple, pero que es todo un ejercicio estético y espiritual".

González es autor de los libros "Nostalgia de la luz", "La materia del insomnio", "De la infancia", "El libro de las pasiones", "Paisajes del limbo. Una antología de la narrativa mexicana del siglo XX" y "Marcianos leninistas", entre otros.

Ha sido galardonado con los premios Nacional de Literatura "Gilberto Owen" 1997, Nacional de Literatura "José Fuentes Mares" 2001 e Internacional de Relato Emecé/Zoetrope 2002. Actualmente es Miembro del Sistema Nacional de Creadores de Arte.