Como parte de su segundo programa familiar, la Orquesta Sinfónica Nacional (OSN) brindará un concierto conformado por piezas de Antonio Vivaldi, Niccolò Paganini, Benjamin Britten y Henryk Wienaswski, el próximo domingo en el Palacio de Bellas Artes, donde contarán con tres violinistas invitados.

Dentro de la Temporada de Conciertos 2013, la orquesta, bajo la dirección artística de Carlos Miguel Prieto, tendrá la participación como solistas invitados de tres violinistas: los niños Alejandra Reyes, Edgar Alejandro Román Monroy y el joven Alfredo Reyes, informó el Instituto Nacional de Bellas Artes (INBA).

El domingo, la Orquesta Sinfónica Nacional ofrecerá dos funciones a las 12:15 y a las 13:45 horas.

El programa iniciará con el primer movimiento del "Concierto para violín y orquesta No. 3 en sol mayor, Op. 3 RV310", de Vivaldi, quien dedicó gran parte de su talento a la música de este instrumento, con aproximadamente 200 composiciones.

Una de las obras del compositor Henryk Wienaswski, fue la "Polonesa brillante No. 2 en la mayor, Op 21", pieza a ejecutarse en este concierto; se trata de una danza de origen polaco escrita en compás ternario, de origen en los bailes cortesanos, pero que a través del tiempo se ha transformado en música de salón típica del siglo XIX.

Posteriormente, se presentará la obra de Niccolò Paganini: el tercer movimiento del "Concierto para violín y orquesta No. 2 en si menor, Op. 7".

Para cerrar, se interpretará una de las obras más importantes en la historia de la música didáctica: "Guía orquestal para los jóvenes, Op. 34" de Benjamin Britten, cuyo título oficial es "Variaciones y fuga sobre un tema de Purcell, Op. 34", una composición pensada especialmente para los niños.

Después de una serie de modificaciones a la composición original, Britten siguió un esquema sencillo y lógico de análisis y síntesis. Primero, el tema de Purcell es presentado por toda la orquesta, enseguida hay una interpretación de cuerdas, maderas, metales y percusiones. Posteriormente, intervienen variaciones sobre el tema original de Purcell, una para cada instrumento.

Continúan las maderas, luego las cuerdas y el arpa, siguen los metales y finalizan las percusiones.

Luego, el conjunto tiene un mismo orden. Antes de la coda, los metales dan vida al tema original de Purcell en todo su esplendor.