La Oficina Federal de Investigaciones (FBI) estaría investigando a la gobernadora republicana de Nuevo México, Susana Martínez, por un controversial acuerdo para establecer un casino y un hipódromo, reveló el semanario Santa Fe Reporter.

Martínez, la primera mujer hispana en gobernar una entidad en Estados Unidos, es considerada una figura en ascenso del Partido Republicano.

La política hizo su campaña a la gubernatura de Nuevo Mexico en 2010 con la premisa de acabar la corrupción después de que se acusara al ex gobernador demócrata Bill Richardson de recibir pagos de casinos.

Según el Santa Fe Reporter, un semanario de información política que se distribuye en esa ciudad capital de Nuevo México, agentes de la FBI entrevistaron en los últimos 13 días a ex personal de la campaña política de la gobernadora.

Los agentes los interrogaron sobre un lucrativo contrato para la operación de un casino otorgado a una empresa con conexiones políticas.

Fuentes que pidieron al semanario el anonimato, indicaron que la FBI los entrevistó acerca de los aspectos clave del acuerdo para la operación del Casino e Hipódromo Downs.

De igual forma sobre el proceso a la licitación del mismo, y las relaciones entre los ejecutivos del casino y altos funcionarios públicos del gobierno estatal.

Las fuentes dijeron que la FBI los cuestionó sobre los pagos de consultoría a Jay McCleskey, máximo asesor político de Martínez (quien no es un empleado del estado). La FBI no confirmó ni negó al semanario que estuviera investigando a la gobernadora.

El acuerdo para el establecimiento del Casino e Hipódromo Downs, ubicado en Albuquerque, ha sido polémico desde el principio al involucrar el millonario arrendamiento para operar por 25 años a una persona con conexiones con la oficina de la gobernadora Martínez.

Los propietarios y ejecutivos de la empresa donaron 80 mil dólares a la campaña y comité de acción política de Martínez en 2010.

La Oficna del Auditor Estatal de Nuevo México informó que prepara un informe sobre la licitación del casino que será dado a conocer "muy pronto".

De acuerdo con observadores políticos, de confirmarse la investigación, esta sería una distracción para Martínez, quien podría postularse para el Senado en 2014, aunque no se descarta su reelección, o intentar una candidatura a la Presidencia en 2016.

La revelación de la posible investigación coincidió con la acusación presentada este jueves por un gran jurado federal en contra de Jaime Estrada, el ex director de la campaña política de la gobernadora.

Estrada, de 40 años, fue acusado hoy de 14 cargos graves de robo de correo electrónico y de mentir bajo juramento.

Estrada, un activista republicano y ex candidato a la Comisión de Regulación Pública del estado, habría interferido correos de personal relacionado con la campaña, incluyendo de la misma gobernadora Martínez.