Los gobiernos de Rusia y Cuba acordaron hoy iniciar en 2014 una segunda etapa de perforación en una plataforma marina al norte de la isla en busca de petróleo, aduciendo complicaciones geológicas surgidas en la fase inicial.

En una nota conjunta divulgada este jueves, las empresas Cuba Petróleo (Cupet) y Zarubezhneft, de Rusia, informaron que la modificación se adoptó tras conversaciones oficiales.

La nota oficial dijo que las pláticas fueron encabezadas por las autoridades de la compañía cubana y una delegación de Zarubezhneft, presidida por Serguei I. Erke, primer subdirector general.

"Tomando en consideración las complicaciones de carácter geológico surgidas, se acordó modificar el programa de perforación inicial, añadiéndole una segunda etapa que prevé su inicio en 2014", precisó el texto.

Tres tentativas previas de perforación de pozos realizadas el año pasado por otras compañías extranjeras fracasaron, lo que desairó las aspiraciones locales de lograr la explotación comercial del llamado oro negro.

Los anteriores intentos fueron protagonizados por la española Repsol, asociada con compañías de India y Noruega, la rusa Gazpromneft y la malaya Pc Gulf, así como la venezolana Pdvsa.

Las compañías confesaron la ausencia de resultados de carácter comercial en la exploración petrolera en bloques de la zona económica exclusiva (ZEE) de Cuba en el Golfo de México, según sus contratos de riesgo.

Desde diciembre de 2012 Zarubezhneft ejecuta trabajos de perforación de un pozo exploratorio en el Bloque L de la plataforma marina de Cuba, con una operación planificada para seis meses.

A mediados de ese mes la estatal Cupet anunció la llegada a los mares del norte de la nación caribeña de la plataforma semisumergible de propiedad noruega Songa Mercur, para perforar el pozo exploratorio L-01X, de seis mil 500 metros.

Songa Mercur sustituyó a la italiana Scarabeo 9, contratada a China que, tras los fallidos intentos anteriores, abandonó los mares al noroeste de esta nación insular del Caribe.

Cuba estima que en su ZEE hay un potencial de 20 mil millones de barriles de crudo, pero especialistas estadunidenses afirman que dicha cantidad fluctúa entre los cinco mil y nueve mil millones de barriles.

La ZEE cubana del Golfo de México, de 112 mil kilómetros cuadrados, está dividida en 59 bloques, 22 de ellos en contratos de riesgo con compañías de Noruega, España, India, Venezuela, Vietnam, Malasia, Angola y Rusia.

Cuba produce un promedio de 21 millones de barriles de crudo pesado y 1.1 millones de metros cúbicos de gas natural en tierra y aguas someras, casi la mitad del petróleo que consume.

El resto del combustible para sus necesidades lo importa de Venezuela, unos 100 mil barriles diarios, con facilidades de pago, compensando la otra parte con servicios de médicos, técnicos y especialistas en educación y deportes y otros asesores.