Selección alemana festeja cuarto título en Copa del Mundo

La selección de futbol de Alemania festejó con su afición la conquista de su cuarto campeonato en la historia de las Copas del Mundo, tras vencer 1-0 en tiempos extra a su similar de Argentina con gol de Mario Gotze al minuto 113.

Cuando el árbitro italiano Nicola Rizzoli decretó el final del juego, lleno de drama por las fallas que hubo frente al marco, en especial las del conjunto sudamericano, empezó la celebración de los teutones, quienes así se convirtieron en el primer país europeo en ganar el certamen en una sede americana.

El técnico del conjunto teutón, Joachim Low, se abrazó con sus asistentes en la zona técnica, mientras los jugadores en la cancha dieron rienda suelta a su felicidad también al estrechar a sus compañeros, pues ganaron el torneo de forma invicta tras ganar seis partidos y empatar sólo uno (2-2 ante Ghana).

Vino entonces la ceremonia oficial de premiación, donde el guardameta Manuel Neuer ganó el "Guante de oro", mientras que el "Balón de oro" correspondió al argentino Lionel Messi. Sin estar presente, el colombiano James Rodríguez, por sus seis goles, se consagró campeón en ese departamento y se llevó la "Bota de oro".

El jerarca de la FIFA, el suizo Joseph Blatter, tomó la Copa FIFA y se la dio a la presidenta de Brasil, Dilma Rousseff, quien entregó entonces el trofeo de campeón al capitán de los alemanes Philipp Lahm.

Ya con todos los integrantes del conjunto teutón con su medalla de campeones al cuello, Lahm levantó la copa en lo alto y empezó la lluvia de papelitos multicolores en el estadio.

Bastian Schweinsteiger, el portero Manuel Neuer, Thomas Muller y Benedikt Howedes, entre otros, querían tener el trofeo en sus manos. Lo veían, lo sostenían, lo besaban y lo levantaban.

Momentos después, hicieron una rueda a su técnico Joachim Low, quien con el trofeo sujeto con las dos manos lo izó al aire.

En la cancha, la escuadra germana se tomó la fotografía oficial con el letrero en inglés Campeones Mundiales 2014. Poco después se dirigieron hacia la portería donde se registró el gol del título de Mario Gotze, para festejar con la afición alemana ahí reunida.