Colegas destacan contribución poética del mexicano Eduardo Lizalde

A propósito de su cumpleaños 85, que festejará este lunes, el escritor mexicano Eduardo Lizalde, apodado "El tigre", recibe un homenaje de sus colegas, quienes lo celebran y reconocen a como uno de los más grandes poetas de México.

En declaraciones difundidas por el Consejo Nacional para la Cultura y las Artes (Conaculta), la escritora Margo Glantz ponderó la trascendencia de los libros escritos por Lizalde, a los que consideró fundamentales para la poesía en México".

El poeta Homero Aridjis distinguió su obra como una de las más originales e importantes en México y en Hispanoamérica, además, señaló "su contribución a la poesía mexicana es muy notable".

"Creo que ha desarrollado una brillante trayectoria, además es uno de los pocos poetas melómanos que tenemos, con una enorme cultura musical. Deseo que llegue a los 100 años y poder celebrar su centenario", expresó.

Por su parte, el poeta José María Espinasa mencionó que pocas veces el pesimismo parece tan lleno de vida y el dolor transfigurado en energía como en la literatura del festejado.

El también editor y ensayista calificó a Eduardo Lizalde como "un poeta mucho más diverso y rico en matices de lo que nos hace pensar su estilo más conocido".

"Ese hombre de cultura que, gracias precisamente a la cultura, da una dignidad a la invectiva, al epigrama y, por qué no, al insulto. Pocos poetas consiguen esa conjunción de lo bronco y lo refinado", sentenció.

El propio Eduardo Lizalde, quien nació el 14 de julio de 1929, califica su poesía como amarga, crítica, violenta y hasta ofensiva: "No me reconozco como un optimista ni un creyente de la felicidad, pero de la felicidad he disfrutado, por su puesto", señala.

El poeta, narrador, ensayista, músico, académico, locutor, periodista y crítico, quien actualmente se desempeña como director de la Biblioteca de México del Conaculta, es creador emérito del Sistema Nacional de Creadores de Creadores de Arte, desde 1994, y miembro de Academia Mexicana de la Lengua, desde 2007.

El también funcionario ha ocupado diversos cargos públicos, como la dirección de Radio Universidad, de la Casa del Lago, de Televisión de la República Mexicana, de Publicaciones y Medios de la Secretaría de Educación Pública (SEP); así como la presidencia de la Compañía de Ópera del Instituto Nacional de Bellas Artes (INBA).

A lo largo de su trayectoria ha recibido múltiples galardones, entre los cuales figuran los premios: "Xavier Villaurrutia" (1970), por "El tigre en la casa"; el Nacional de Poesía Aguascalientes (1974), por "La zorra enferma"; el Nacional de Literatura y Lingüística (1988); el Iberoamericano "Ramón López Velarde" (2002), y el Internacional de Poesía "Jaime Sabines" (2005).

En los últimos años recibió el Premio San Luis al Mérito Literario (2009), la Medalla de Oro de Bellas Artes (2009), el Premio Literario Internacional "Alfonso Reyes" (2011) y la Condecoración de la Orden de las Artes y las Letras (2010) en Grado de Caballero, conferida por el gobierno de la República Francesa.

Entre su obra figuran títulos como "La mala hora" (1956), "Odesa y Cananea" (1958), "Cada cosa es Babel" (1966), "Caza mayor" (1979), "Memoria del tigre" (1983), "Tercera Tenochtitlán" (1999), "¡Tigre, tigre!" (1985), "Antología impersonal" (1986), "Tabernarios y eróticos" (1988), "Rosas" (1994), "Otros tigres" (1995) y "El vino que no acaba. Antología poética" (2011).