El Congreso local aprobó hacer un exhorto a los 58 municipios del estado para que no incrementen el sueldo a los integrantes de su cabildo ni a sus funcionarios, además que tampoco les asignen compensaciones, bonos y sobresueldos.

Lo anterior, ante la situación financiera que viven los municipios, algunos con grandes adeudos, como Tamuín y Matehuala.

La propuesta fue presentada por las comisiones de Puntos Constitucionales que preside Jorge Vera; Primera Segunda de Hacienda y Desarrollo Municipal, que encabezan Alfonso Díaz de León y Luis Enrique Acosta Páramo, quienes hicieron la propuesta debido a que San Luis Potosí, al igual que muchas entidades federativas, atraviesa una difícil situación económica en las finanzas públicas.

Lo que dijeron se debe a varios factores que en algunos casos las han vuelto prácticamente insostenibles, como son las nóminas engrosadas históricamente, laudos laborales que se han vuelto impagables, deuda pública acumulada poco manejable a lo largo de administraciones, así como las grandes necesidades sociales y recursos económicos que van a la baja y ya son insuficientes para atender a toda la población.

Uno de los ejemplos que llevó a presentar el exhorto de acuerdo con Jorge Vera, fue el caso de Matehuala, en donde a tres meses de gobierno, los regidores se dieron un aumento de 20% a sus compensaciones para 2013, aprobándose además 30 mil pesos de bono navideño pagadero en dos etapas, lo que contradice el plan de austeridad, argumento para el despido de un buen número de trabajadores.

"Al autorizar el aumento de 20% a las compensaciones de los regidores, los representantes populares que devengaban 20 mil pesos mensuales comenzaron a recibir a partir de entonces 24 mil, lo que hace necesario llamar a las administraciones municipales para que no incurran en estas prácticas", declaró.

Aunque indicó que los ayuntamientos tienen la libertad de decidir aquellos asuntos de orden interno relativos al manejo de su hacienda municipal y toma de decisiones públicas.