Finiquitan restauración del retablo de Nuestra Señora del Rosario

Después de tres meses de intervención concluyó la restauración del retablo del templo de Nuestra Señora de El Rosario, en Sinaloa, considerado una obra clave del barroco en el noroeste de México.

El director del Centro INAH de Sinaloa, Francisco Ríos Avendaño, informó que el proceso se realizó bajo la supervisión del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) y contó con el apoyo de la Escuela de Conservación y Restauración de Occidente (ECRO).

La rehabilitación de esta pieza tiene gran valor para la comunidad, porque es un signo de identidad del cual están orgullosos, además, la Virgen de El Rosario es muy venerada en el estado, recordó.

En declaraciones difundidas por el INAH, el arquitecto precisó que se analizó la hoja de oro intervenida y se utilizó un tipo de arcilla llamado "BOL" para pegar la hoja y la madera del retablo.

También se llevaron a cabo labores de fumigación, limpieza profunda, restitución de piezas faltantes y recuperación de la policromía, dijo, ya que la pieza no había sido intervenida formalmente en los últimos 50 años.

Luego se realizó el montaje y la cubierta de la placa de oro, para integrar todo el conjunto; además, se entregó al párroco una guía con los cuidados que se deben tener para mantenerlo en buen estado, indicó.

El retablo, que data del siglo XVIII, es una de las pocas manifestaciones de la arquitectura y el arte barroco en el noreste del país, "donde no hubo muchas manifestaciones, a diferencia del Altiplano y el sur del país", mencionó Ríos Avendaño.

Esta pieza, de 12 metros de altura por 10 de ancho, consta de banco, prevela, cuerpo y remate en tres calles distribuidas por las columnas, en las cuales están alojados los nichos de las esculturas.

El retablo, que está tallado en madera de cedro con aplicación de hoja de oro, se localiza en el muro testero del templo y, al ser un bien inmueble por destino, tiene la forma de la pared y está rematado por el vano.

En las calles externas de la obra figuran nueve esculturas, las cuales representan las advocaciones de San Pedro, San Pablo, Santa Ana, San Joaquín, San José y el Niño Jesús, así como Santo Domingo de Guzmán.

Mientras que en el centro se ubican las representaciones del Arcángel San Gabriel, en la parte superior; Jesús crucificado, en medio; y la Virgen de El Rosario, en la base.

Sinaloa cuenta con tres iglesias que presentan valores estilísticos del barroco: El Rosario, San Sebastián y San José Copala, concluyó el INAH.