En Ecosur se apuesta por pesquería artesanal sustentable en Tabasco

El investigador del Colegio de la Frontera Sur (Ecosur), Alejandro Espinosa Tenorio, afirmó que la pesquería artesanal en los sistemas lagunares de la costa tabasqueña debe darse con una estrategia integral de sustentabilidad.

El especialista señaló que el objeto es aprovechar los recursos de esos cuerpos de agua y garantizar su permanencia.

Dijo que desde hace dos años se inició el estudio Regionalización Ecosistémica de Lagunas Costeras de Tabasco, y agregó que el ostión es la especie más impactada tanto en su producción como comercialización.

Sin embargo, apuntó que hay otras especies como el robalo, camarón y mojarra nativa que son analizadas para conocer cuál es el manejo más recomendable de las mismas con estrategias de sustentabilidad.

El investigador dijo que será a finales del presente año cuando cinco especialistas involucrados en el estudio de las lagunas costeras entregarán los resultados finales.

En entrevista, expuso que una propuesta es que se saque el recurso o especie, pero se deje un área de stock o cantidad suficiente para que la población se reproduzca más allá de vedas y decir a los pescadores qué tanto se debe extraer.

"En algunos lugares, pocos desgraciadamente, se hace, donde se involucran los productores y se dan cuenta que a ritmo acelerado el recursos se irá al agotamiento total, por lo cual se llama a la parte técnica y se aplican estrategias", refirió.

En el manejo de las pesquerías artesanales, añadió, queda claro que una sola estrategia no basta para llegar a la sustentabilidad, sino definir cuándo hacer la captura, la cantidad, el área y la identificación de las lagunas.

Los ecosistemas lagunares costeros bajo estudio, puntualizó, son Carmen-Pajonal-Machona, Mecoacán, Santa Anna y Yucateco, que abarcan los municipios de Paraíso y Cárdenas.

Además de la sustentabilidad, abundó, se busca que prevalezca el equilibrio ecológico, pues no sólo es centrarse en las especies que pueden comercializarse, sino otras que permiten esa existencia.

"Tenemos la necesidad de ir más allá, de investigar el impacto ecológico, pues si se quita algún recurso se puede caer todo el sistema", afirmó Espinosa Tenorio.

En este sentido, continuó, se abarca lo que llega de aguas arriba, de la cuenca, así como los desechos, sedimentos y la apertura de las bocanas en la costa.

Agregó que se trata de ecosistemas dinámicos, pues se encuentran en la frontera entre el agua dulce y el mar.

Por lo tanto, abundó, depende de la temporada, a lo largo del año, cuando se puede encontrar una mayor o menor salinidad en las lagunas y a partir de ello conocer el impacto en las especies.