Asesoras intervienen en aprendizaje de primarias de Bocoyna

La educación básica es parte fundamental en la formación de todos los niños, esto lo saben muy bien las asesoras Alexa Verónica Palma Montes, de 25 años de edad, e Idania Yudith Torres Torres, de 30, quienes implementan programas en comunidades del municipio de Bocoyna Chihuahua.

El Consejo Nacional de Fomento Educativo (Conafe) ha efectuado la intervención de Asesores Pedagógicos Itinerantes (Apis) en comunidades vulnerables de distintas regiones en Chihuahua, para que niños y niñas de educación básica mejoren, refuercen y eleven su calidad educativa.

En entrevista telefónica Alexa Palma aseguró que "mi carrera comenzó en Conafe a la edad de 17, como instructor comunitario, después como capacitadora, asistente educativo, y posteriormente cubrí un interinato en el sistema federal, y el ciclo pasado continué como Asesora Pedagógica Itinerante".

La educadora es originaria del poblado San Juanito, atiende las comunidades Babureachi y Km. 79; uno de los inconvenientes a los que se enfrenta al trasladarse a la primera es la distancia, ya que aproximadamente recorre 20 km en camión hasta un punto y de ahí en adelante camina por terracería hasta la escuela.

A diferencia del anterior, el poblado del Km. 79, se encuentra un poco más cerca, alrededor de 10 km desde la localidad donde ella vive, puede llegar a pie o por medio de algún transporte.

Comentó que por la dificultad del recorrido (entre una hora y cuarto y una hora y media), que realiza a diario, acude dos semanas seguidas a una comunidad y dos a otra, para ello deja un plan de ausencia con el que el líder educativo comunitario (Lec), o maestro al que tiene que apoyar, continúe con las tareas pactadas.

Otro inconveniente que se presenta en la comunidad son los resfríos o infecciones de garganta debido a factores climáticos de la región, la asesora reveló que en este ciclo se tuvieron muchos casos de enfermedad sobre todo en el invierno, pero nada grave como para impedir su labor.

La travesía es larga para todos al llegar "espero a que todos los niños estén en el salón de clase, ya que hay muchos de ellos caminan una hora o dos de su casa a la escuela, por eso aguardamos un poco para que alcancen a llegar", señaló.

Una vez dentro del salón la asesora pasa lista, se les da la bienvenida, realizan lectura por minuto, se revisan las tareas, los trabajos que quedaron pendientes del día anterior y el líder comienza su clase sobre el tema que corresponde; en primer lugar trabajan con español, luego hay un receso, continúan con matemáticas y por ultimo ciencias, en un horario de 8:00 a 2:00 de la tarde.

"Yo intervengo si los niños tienen algún problema, al momento que les estén explicando y no comprenden o tienen alguna dificultad, es el momento donde intervengo con ellos, para detectar en donde está el problema", indicó.

Antes de iniciarse como asesora fue capacitada a finales de agosto para conocer el programa, con cuántos niños trabajaría, la labor que deben hacer y con quién; después de tener conocimiento de todo esto se estipulan las comunidades a las que prestarán servicio.

Bocoyna se ubica a 2,348 metros sobre el nivel del mar, en la zona más alta de la Sierra Madre Occidental; en este lugar Alexa e Idania Torres, aseguran el avance educativo de niños; ellas estudiaron la licenciatura en educación primaria para el medio indígena, en la Universidad Pedagógica Nacional subsede Creel.

Las capacitadoras se encargan de diseñar y aplicar estrategias de aprendizaje en el contexto del modelo académico propuesto por la comisión, que asegura la educación de calidad para niños que pertenecen a diversos contextos culturales en zonas de pobreza, de difícil acceso y alto rezago social del país.

La labor se realiza mediante programas de intervención educativa que fortalecen el servicio educativo en comunidades rurales e indígenas, mediante procesos de aprendizaje y enseñanza eficaces, así como mecanismos de formación docente y participación social eficiente.anto las comunidades Mesa de las juntas y Naqueachi son asesoradas por Idania, quien informó que muchos poblados cuentan con espacios llamados la casa del maestro, para que asesores puedan permanecer en ésta mientras realizan su trabajo, aunque ella prefiere trasladarse diariamente.

Para realizar su trabajo preparan con anterioridad, el tema que tratarán con los niños, el material, la clase, los tiempos; se despiertan temprano para dirigirse a las comunidades y abordan camiones, caminan e incluso piden "aventón" para avanzar ciertos kilómetros y dirigirse a sus escuelas.

Los cursos van dirigidos a niños que presentan algún rezago educativo, o tienen problemas para entender los temas, o se distraen fácilmente, las asesoras tratan de manejar estrategias que al niño le funcionen para que pueda comprender con mayor facilidad.

Las primarias en las que laboran son multigrado, ellas interactúan con niños de 3° a 6° de primaria, pero en total atienden las necesidades de tres niños por comunidad que como meta logran comprender los temas en donde tienen dificultad.

Alexa nos narra uno de los casos de éxito en Babureachi, "una niña de 5° grado no sabía contar, ni leer, ni escribir, ella tiene un problema psicológico que afortunadamente pudimos resolver y ahora retiene todo, recuerda los temas que se han trabajado y los desarrolla, en realizad avanzó bastante", dijo.

Y así como ella en el presente ciclo escolar los tres casos de dicha comunidad fueron de éxito, los otros 2 niños cursaban el 6 grado y pudieron graduarse, al dominar temas de matemáticas a la perfección y en español la lectura y la comprensión avanzaron considerablemente.

Por su parte Idania Torres también ha participado en otros programas del Conafe, como instructor comunitario, lo que en la actualidad equivale a un líder de educación comunitaria (LEC) y como tutor de secundaria comunitaria.

La pedagoga destacó que para realizar su labor "se hace un diagnóstico inicial por cada niño, el cual tiene contenidos de las áreas de español y matemáticas, utilizamos los instrumentos de evaluación, por ejemplo estilos de aprendizaje, lectura y escritura".

En cuanto al traslado hacia la comunidad es por medio de "aventón", hay ocasiones en que el acceso sólo es caminando, debido a que son lugares rezagados, con pocos recursos económicos, por lo tanto no hay traslados, es por sus propios medios y siempre recorren largos tramos para impartir su clase.

El trayecto desde la casa de Idania al poblado de Naqueachi en camioneta tarda alrededor de 45 minutos y a pie tres horas y media o cuatro. A diferencia del fácil acceso a la comunidad Mesa de Las Juntas en las que el transporte es más regular.

"La actividad pedagógica inicia a las 10:00 con mi intervención, previamente elaboro mi temática de acuerdo a lo que voy a abordar y del diagnóstico que me arrojó, recojo y archivo trabajos en un portafolio de evidencias que los alumnos tienen ya que al final nos sirven como instrumentos de evaluación", afirmó.

El asesor pedagógico también realiza su plan de intervención con padres de familia y Lecs, en el caso de los maestros, se realiza en las reuniones de tutoría, de acuerdo a los resultados del diagnóstico practicado, se planea un tema en conjunto para llevarse a cabo.

"La intervención con padres de familia se trabaja con competencias, esa planeación se puede trabajar más bien en las tardes, vienen siendo pláticas para ellos, ya que cuentan con un índice de educación bajo y en ocasiones no pueden ayudar a sus hijos a realizar una operación básica", informó.

La también estudiante de computación, trabaja con alumnos que cursan del 1 al 6 grado de las primarias del sistema Conafe; son niños que visten normalmente, aunque el área pertenece a la etnia tarahumara, las comunidades son mestizas e incluso se habla perfectamente el español.

Las dos capacitadoras coincidieron que existe mucha diferencia entre su labor y la educación pública estatal o federal, ya que en los cursos que imparten utilizan mucho el libro de texto y tienen mucha comunicación con las comunidades, los niños y sus padres de familia, para beneficio de los menores.

Por último, las pedagogas revelaron que al mantener una estrecha relación profesional y personal con los progenitores, la convivencia va más allá del clásico: maestro-alumno o maestro-padre de familia; la comunidad las involucra en sus actividades, ceremonias, festejos y en todo lo que ellos realizan.