El problema de la piratería de material eléctrico ha crecido en los últimos dos años de 20 a 40 por ciento, por lo que hoy esta actividad ilícita alcanza ventas por más de 48 mil millones de pesos.

Así lo destacaron en conferencia de prensa los presidentes de la Confederación Nacional de Asociaciones de Material y Equipo Eléctrico (CONACOMEE), Jesús Sandoval Ramírez, y del Comité Organizador de la Expo Eléctrica Internacional, Alberto Larios Segura.

Sandoval Ramírez destacó que la piratería ha dejado un "boquete económico" a las empresas formales y las arcas hacendarias, ya que este sector no paga ningún tipo de impuestos.

Agregó que este problema es muy preocupante, ya las perdidas económicas que representa este mercado ya ascienden a los 48 mil millones de pesos, pues de cada 10 productos que las personas adquieren seis son "pirata".

Detalló que de acuerdo con cifras estadísticas de la CONACOMEE, a nivel nacional el sector eléctrico de baja tensión genera más de 120 mil millones de pesos en alrededor de 30 mil empresas distribuidoras de material y equipo eléctrico y que dan empleo a más de 150 mil trabajadores.

A pesar de ello, Larios Segura destacó el hecho de que México se ubique a nivel mundial entre los primeros 10 productores y consumidores de energías renovables.

El empresario aseveró que entre las consecuencias de la piratería está el hecho de que impiden la recaudación de impuestos por evasión fiscal; inhiben la creación de empleos por el daño al crecimiento industrial; y es un engaño al consumidor.

Además, pone en riesgo al patrimonio ya que las casas y edificios pueden sufrir un incendio por cortocircuito; pone en riesgo por lo mismo las vidas humanas; alteran la estructura de precios del mercado, debido a la baja calidad; y reducen el nivel de calidad de los productos del mercado mexicano.