Portuarios denuncian fuerte caída de las importaciones en Venezuela

La Asociación de Trabajadores Portuarios de Venezuela (ATPV), denunció hoy que las importaciones venezolanas registran una fuerte caída de 45 por ciento, motivo por el cual se observa poco movimiento en los puertos importantes del país.

"En Puerto Cabello y la Guaira existe una disminución drástica de los buques que traen productos terminados desde el exterior, lo cual origina una ola de desempleo en ambas localidades, precisó Ramón Valecillos, secretario general de la ATPV.

En declaraciones a Notimex, destacó que en el país alrededor del 70 por ciento de lo que consume se importa y que el gremio que preside observa con preocupación que en los últimos meses el promedio de ocupación de los muelles está entre un 52 y un 60 por ciento.

"Ello es consecuencia del retardo burocrático que existe con la asignación de divisas para importar, situación que no solo afecta a los trabajadores portuarios, sino también a la industria en general, que trabaja actualmente a solo un 50 por ciento de su capacidad".

El dirigente gremial indicó que la mayoría de los barcos que llegan a la terminal marítima de Puerto Cabello son graneleros traídos por la empresa estatal "Corporación CASA", y que, más o menos cada 30 días, llega un buque de contenedores y otro de carga general.

"Del 55 por ciento que está importando el gobierno, se le da prioridad casi exclusiva a materia prima para la elaboración de alimentos, y aunque esto pareciera bueno, también es malo porque va en detrimento de la producción interna primaria del país", advirtió.

Vallecillos apuntó que el escaso arribo de buques a los puertos impacta de forma negativa en el sector laboral conformado por personal especializado en operaciones de pilotaje, remolque y lanchaje, así como a grueros y estibadores que trabajan en forma independiente.

"Toda la cadena de la economía está rota, por ejemplo hace poco hubo una manifestación de transportistas por la falta de repuestos, ya que estos no se están importando y la zona industrial de Valencia, del central estado Carabobo, han perdido unos ocho mil empleos", dijo.

Enfatizó finalmente que la situación que se vive en los puertos es reflejo de los retardos que han debido soportar los importadores para que se le asignen las divisas necesarias para funcionar, todo lo cual va en detrimento del desarrollo económico del país.