Exiliados cubanos honran a víctimas del remolcador 13 de marzo

Con fuegos artificiales una flotilla del exilio cubano conmemoró frente a las costas de Cuba el vigésimo aniversario del hundimiento de un remolcador que dejó 37 muertos en 1994.

"Hubo una ventana de tiempo magnifico que se veía La Habana y lanzamos (anoche) los fuegos artificiales, por lo tanto sabemos que las luces de libertad se vieron", dijo a Notimex Ramón Saúl Sánchez del Movimiento Democracia a su llegada está mañana a Cayo Hueso desde donde partieron la víspera.

Los tres barcos del grupo Movimiento se ubicaron a 20 kilómetros de la capital cubana, desde aguas internacionales, y lanzaron luces al filo de las 21:30 horas locales (02:30 GMT) del sábado, señaló Sánchez.

La iniciativa del grupo tuvo como objetivo primordial conmemorar el hundimiento del remolcador "13 de marzo", cerca a la bahía de La Habana, el 13 de julio de 1994, de la que familiares de los fallecidos acusan al gobierno castrista y que Cuba mantiene que fue un accidente.

Sanchéz dijo que la flotilla también sirvió para protestar por la división familiar, por la presencia del presidente ruso Vladimir Putin a la isla "con la que están retomando la vieja política militar soviética" y reclamar la liberación de la disidente Sonia Garro.

Señaló además que dentro de Cuba hubo varios detenidos del Movimiento Democracia previo a la flotilla para que no siguieran convocando a la gente a ir al malecón en solidaridad con los fuegos artificiales.

En altamar también se realizó una ceremonia para honorar a los 10 niños que murieron en la tragedia y se lanzaron al mar 10 cruces de madera, cada una con el rostro de los niños.

Las tres embarcaciones que habían partido con unas 35 personas regresaron a Cayo Hueso esta mañana, incluido el Buque Insignia Democracia, sin contratiempos y la flotilla resultó "pacífica", dijo Sánchez.

"Solo hubo una persona que se lastimo la clavícula por el alto oleaje", indicó Sánchez.

El hundimiento del remolcador ocurrió el 13 de julio de 1994 cuando la embarcación, de propiedad estatal, fue tomada por decenas de personas que querían huir de Cuba.

De acuerdo a testimonios de sobrevivientes, la embarcación fue embestida y hundida por cuatro barcos del Gobierno cubano, en la bahía de La Habana.