Hallazgos arqueológicos en QRoo obligan a redoblar vigilancia

El delegado regional de la Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas (Conanp), Ricardo Gómez Lozano, señaló que el descubrimiento de material arqueológico milenario en cenotes y frente a la costa de la entidad obliga a redoblar la vigilancia.

Ahora, agregó, las autoridades deben cuidar no sólo el aspecto ambiental sino histórico que hay en la zona.

Según dijo, junto con el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), se trabaja en la definición de un programa de protección con mayor cobertura de las zonas donde recientemente se ha encontrado material arqueológico de mucho valor científico.

En entrevista, indicó que con el apoyo de la Marina-Armada de México se ha logrado detener un poco el tráfico de especies y de maderas, pero ahora se debe cuidar todo el material y piezas milenarias que aparecen en una amplia zona de Tulum.

Esa zona, abundó, incluye también áreas naturales protegidas como por ejemplo la zona de la reserva de la Biosfera de Sian Ka´an.

Refirió que de acuerdo con recientes monitoreos de la Conanp, en este momento Quintana Roo se mantiene entre las primeras cinco entidades con mejores niveles de conservación y sustentabilidad en 1.8 millones de hectáreas de Áreas Naturales Protegidas tanto en tierra como en agua.

Sin embargo, consideró que si bien Quintana Roo es una de las entidades con los mejores esquemas de manejo sustentable de sus recursos naturales, es preciso ampliar la capacidad de atención a las zonas donde se han encontrado vestigios arqueológicos.

Gómez Lozano afirmó que contar con más de 10 áreas protegidas implica grandes retos, pues lo que actualmente se busca es controlar las visitas y la actividad turística al interior de las mismas, de tal manera que se permita el desarrollo y la inversión de infraestructura turística sin que eso ponga en riesgo los recursos naturales.

Quintana Roo es uno de los estados con mejores esquemas de protección, donde los objetivos son alcanzar compatibilidad y un equilibrio en el aprovechamiento sustentable que favorezca comunidades y garantice la conservación de los recursos naturales, apuntó.

"A toda esta tarea hay que agregar la vigilancia para evitar saqueos, en la Marina Armada de México tenemos uno de nuestros mejores aliados, por eso tenemos que seguir trabajando con el INAH para afinar esquemas de conservación", siguió.

Mencionó que cuentan con esquemas de supervisión y vigilancia terrestre y marina, pero que ante el desarrollo de las investigaciones científico-arqueológicas se debe ampliar esas acciones.

"Con la autoridad ambiental, la Marina ya trabaja de manera conjunta en los esquemas de conservación natural, que ahora hay que ampliarlo a lo arqueológico", expuso.

Puntualizó que las Áreas Naturales Protegidas están divididas en Reservas de la Biosfera, Parques Nacionales; Monumentos Naturales, Áreas de Protección de Recursos Naturales; Áreas de Protección de Flora y Fauna y Santuarios.

En la entidad hay presencia en cuatro de los siete esquemas con la Reserva de la Biosfera de Tiburón Ballena, Banco Chinchorro y Sian Ka'an, los Parques Nacionales Arrecife de Cozumel, de Puerto Morelos; Costa Occidental de Isla Mujeres, Punta Cancún y Punta Nizuc, Isla Convoy, Tulum y Arrecifes Xcalak.

Asimismo, se tienen las Áreas de Protección de Flora y Fauna Uaymil, Yum Balam, Bala'an Ka'ak y Manglares de Nichupté, mientras que en la categoría de santuarios sobresale la Playa de la Isla Contoy y el Santuario de Manatí en la Bahía de Chetumal.

"La zona de vigilancia ambiental es muy amplia y si a eso agregamos lo arqueológico, estamos hablando de mucho trabajo que tenemos por delante", admitió.