La actualización y la profesionalización del magisterio deben ser gratuitas como se plantea en la reforma educativa y en los proyectos de las leyes secundarias, afirmó el rector de la Universidad Pedagógica Nacional, Eliseo Guajardo Ramos.

Al participar en el "Foro nacional de información y consulta sobre la reforma constitucional en materia educativa y la elaboración de las leyes reglamentarias", consideró que la profesionalización también debe ser de carácter público, incluyente, gratuito y nacional.

El riesgo de no contar con la gratuidad de este insumo para la calidad de la educación es la privatización en la profesionalización de los docentes, ya que el mercado abrirá cursos para cumplir con la obligación de la evaluación, expuso.

"No puede quedar en la ambigüedad este factor que es de suma importancia", insistió Guajardo Ramos.

Sostuvo que se si considera obligatorio que el maestro tenga estudios de licenciatura para evaluarlo, se deberá elaborar un Artículo transitorio que permita dar tiempo a la nivelación y condiciones de equiparar la experiencia profesional.

Asimismo, destacó la importancia de que la legislación establezca que los profesores sean considerados y tratados como promotores de los derechos humanos en materia educativa, más que como un servidor público o representante del Estado.

"Debe ser considerado, el maestro de educación básica y educación obligatoria, como un promotor de los derechos humanos y ser tratado como promotor de derechos humanos y que tenga protección como los periodistas que tienen una protección por ser promotores de derechos humanos", expresó.

Por su parte, Salvador Martínez Della Rocca consideró que la reforma educativa es una legislación "político administrativa con contenido laboral", sobre la que no se consultó a los actores involucrados, como los profesores, alumnos, padres de familia e intelectuales.

"El servicio profesional docente modifica la relación laboral de los maestros puesto que ahora la carrera magisterial y las plazas no van depender de lo establecido en la contratación laboral que determinó el gobierno con el Sindicato", expuso.

Este esquema, consideró, se perfila como el "pervertido servicio profesional de carrera de los trabajadores al servicio del Estado, que ha servido más para forzar la permanencia de la alta burocracia que para la adecuada selección de profesionales".

Cuestionó el establecimiento de las escuelas de tiempo completo e indicó que la experiencia demuestra que los países más desarrollados en educación tienen menos horas a los alumnos en las aulas, como Finlandia, que en la prueba PISA sale siempre en el primer lugar.