La desaceleración de la economía nacional no obedece a una mala conducción, sino a la disminución de la actividad económica en los Estados Unidos y a la sobrevaloración de nuestro peso, sostuvo el senador del PRI, José Francisco Yunes Zorrilla.

Esos factores externos se sortearán en los próximos trimestres con medidas como el ajuste que hizo la Secretaría de Hacienda y Crédito Público de reducir ocho décimas a la proyección de crecimiento oficial, para situar el Producto Interno Bruto (PIB) en 3.1 por ciento.

En entrevista, el legislador por el estado de Veracruz manifestó que para alcanzar mejores niveles económico-financieros es necesario aprobar las reformas estructurales que el presidente de la República ha anunciado, de lo contrario, el crecimiento continuará bajo.

Se pronunció por aprovechar el buen ambiente y la mucha disposición de las representaciones políticas en el Congreso de la Unión, a fin de concretar las citadas reformas y empezar a apuntalar tasas de mayor crecimiento.

Interrogado sobre cuándo se presentará la reforma financiera, el también presidente de la Comisión de Hacienda y Crédito Público de la cámara alta, comentó que será en septiembre, durante el nuevo periodo ordinario de sesiones.

También descartó la posibilidad de que esa reforma se plantee como iniciativa preferente, ya que requiere de más tiempo, mayor análisis y otro ritmo.