Llaman a endurecer medidas antitabaco para frenar consumo

El presidente de la Comisión de Desarrollo Municipal de la Cámara de Diputados, Ernesto Núñez Aguilar, planteó exhortar al titular del Ejecutivo federal a promover el endurecimiento de las medidas antitabaco, a fin de evitar el aumento del número de fumadores.

En un comunicado, el diputado federal del Partido Verde resaltó que cada año fallecen 60 mil mexicanos por enfermedades relacionadas con el consumo de tabaco, y que en nuestro país se estima que son alrededor de 11 millones los fumadores activos y 10.9 millones, pasivos, por exponerse al humo de tabaco.

En el marco del Día Mundial Sin Tabaco, a celebrarse mañana 31 de mayo, el legislador también se pronunció porque se recauden fondos para atender las enfermedades relacionadas con este hábito.

Lo anterior está contenido en un punto de acuerdo que presentó en la Comisión Permanente del Congreso de la Unión, donde resaltó que las cifras las dio a conocer el Instituto Nacional de Enfermedades Respiratorias (INER).

Núñez Aguilar resaltó que en México uno de cada 10 fumadores son menores de edad y dos de cada 10 iniciaron esta práctica antes de los 10 años.

Afirmó que "estos datos sólo señalan la importancia de hacer conciencia a toda la población, pero principalmente a los jóvenes, por los daños que produce el consumo de tabaco".

Refirió que de acuerdo con el INEGI, cada fumador, incluidos los menores de 18 años, consumen al día cinco cigarros, es decir, se consumen 550 millones diariamente.

Además, los fumadores gastan en mes y medio lo que a la Secretaría de Salud (SSA) le cuesta dar tratamiento a las personas que padecen enfermedades relacionadas con el tabaquismo.

Resaltó que este gasto de la SSA representa 44 mil millones de pesos, 21 mil millones de pesos más de lo que el Estado logra recaudar mediante el impuesto por tabaco, del cual las tabacaleras cubren apenas el 40 por ciento y el consumidor aporta el resto.

El diputado pevemista indicó que a nivel mundial, el tabaquismo cobra cada año la vida de casi seis millones de personas, de las cuales más de 600 mil son fumadores pasivos, y se estima que para 2030 el tabaco provocará la muerte de más de ocho millones de personas al año.

Por lo tanto, dijo, se deben adoptar medidas urgentes, ya que a futuro el cigarro podría acabar con la vida de mil millones de personas o más, de acuerdo con el Informe de la Organización Mundial de la Salud (OMS) sobre la Epidemia del Tabaquismo 2011.

Subrayó que este consumo es actor de riesgo en seis causas de mortalidad: cardiopatía isquémica; infecciones de las vías respiratorias inferiores; enfermedades cerebro-vasculares; pulmonar obstructiva crónica; cáncer de tráquea, bronquios y pulmones, así como complicaciones en la tuberculosis.

Finalmente, mencionó que dentro de las enfermedades asociadas con el tabaco, incluso por la exposición involuntaria al humo en población infantil, está el síndrome de muerte súbita, infecciones respiratorias agudas, y síntomas respiratorios crónicos.

También afecta el crecimiento de la función pulmonar, influye en desarrollar asma o agrava los síntomas asmáticos, así como enfermedades agudas y crónicas del oído medio.