El Servicio de Administración Tributaria, (SAT) destruyó hoy casi un millón de cigarros que fueron traídos al país por la vía del contrabando y cuyo destino era la comercialización en diferentes puntos del territorio nacional.

El acto de destrucción ocurrió en el marco de las actividades previas al Día Mundial sin Tabaco, que se conmemorará este 31 de mayo, y se realizó en la aduana de este puerto, donde el SAT destruyó más de cuatro mil 540 paquetes con cigarros ilegales.

El producto no cumplió con la normatividad correspondiente en materia de empaque y calidad del producto, así como el pago de impuestos y en su gran mayoría ingresó al país por la frontera con Belice.

De acuerdo con datos de la industria tabacalera en México, la venta de cigarros ilegales tenía en sus manos, a inicios de 2011, el dos por ciento del mercado nacional, sin embargo, para abril de este año alcanzó 17 por ciento.

Los cigarros ilegales, que según varios análisis pueden llegar a contener residuos de pasto, alfombra y plástico, son fabricados principalmente en países como Paraguay, Canadá, Estados Unidos, India, China y Vietnam.

De acuerdo con autoridades sanitarias, este tipo de productos, al ser desconocidas las condiciones bajo las cuales fueron fabricados, pueden representar un mayor riesgo para la salud de los consumidores.

La coordinación entre autoridades y representantes de la industria del tabaco ha contribuido a combatir la proliferación de productos ilícitos, pues se pasó de 40 mil cigarros ilícitos asegurados en 2010, a 150 millones al cierre de 2012, lo que representó una alza de más de tres mil veces, según datos del SAT.