Las condiciones de desigualdad entre mujeres y hombres permanecen, porque al tener que adaptar sus tiempos de madre y esposa se tienen que emplear en trabajos informales que no ofrecen seguridad social y otras prestaciones básicas, señaló Javier Salinas Narvaéz.

Esto refleja que la Ley General para la Igualdad entre Mujeres y Hombres es "letra muerta" y requiere de cambios, apuntó el presiente de la Comisión de Seguridad Social.

El legislador del Partido de la Revolución Democrática (PRD) mencionó que los sistemas de cuentas individuales son particularmente inequitativos con las mujeres y se está revisando la naturaleza de las prestaciones de sobrevivientes para adaptarlas al nuevo rol de la mujer, ya que las féminas entran a la derechohabiencia como aseguradas y no aseguradas.

Es por ello, dijo, que los sistemas de Seguridad Social deben adaptarse y diseñarse de acuerdo al papel de la mujer en la familia y en el mercado laboral, señaló el legislador de extracción perredista.

Explicó que la población femenina por su condición de no derechohabiencia se puede considerar vulnerable por carecer de este beneficio.

De acuerdo a datos del INEGI, dijo, las localidades de menos de dos mil 500 habitantes como en las que superan este número, las mujeres de 15 a 29 años tienen el mayor porcentaje de no derechohabiencia.

Asimismo resalta el alto porcentaje de las adultas mayores (60 años y más: 35.7 por ciento) sin derechohabiencia en localidades menores de dos mil 500 habitantes.

Apuntó que en la mujer recaen "tradicionalmente" labores domésticas, crianza de los hijos, así como el cuidado de enfermos, ancianos y personas discapacitadas.

Su presencia creciente en el mercado laboral, abundó, responde a procesos de modernización y a una estrategia generadora de ingresos con la cual las mujeres contribuyen a la manutención de sus familias como jefas de familia y la realización del trabajo doméstico en el hogar no se ha dejado a un lado de tal forma que hablamos de la existencia de una doble jornada de trabajo.

Exhortó a las mujeres a seguir adelante en la conquista de nuevas metas y aseguró que en la Comisión de Seguridad Social se trabajará que sus esfuerzos se vean reflejados en mejores condiciones.

De acuerdo con datos del segundo trimestre de 2012 de la Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo, 43.5 por ciento de las mujeres de 14 años y más forman parte de la población económicamente activa.

De ellas, 91.9 por ciento combina sus actividades extradomésticas (trabajo y estudio) con quehaceres domésticos, situación que resulta contrastante con la de los varones, entre los cuales 54.5 por ciento cumple con esta condición.

Indicó que de las mujeres ocupadas, 23.5 por ciento trabajan por cuenta propia, 2.5 por ciento son empleadoras y 9.2 por ciento no recibe remuneración por su trabajo.

Dos de cada tres mujeres ocupadas (64.8 por ciento) son subordinadas y remuneradas. El 44.7 por ciento de estas mismas trabajadoras no cuenta con acceso a servicios de salud, más de la tercera parte (35.2 por ciento) no cuenta con prestaciones y 44.1 por ciento labora sin tener un contrato escrito.