Autoridades federales anunciaron hoy que sentenciaron a 25 años de prisión a Manssor Arbabsiar por participar en un plan para matar al embajador de Arabia Saudita, Adel Al-Jubeir, en Estados Unidos en 2011.

De acuerdo con la acusación, Arbabsiar -ciudadano de Irán- fue atrapado luego de que entrara en contacto en México con un oficial federal estadunidense que se hizo pasar como miembro de un grupo criminal y quien se encargaría de llevar a cabo el asesinato.

Los documentos indican que el oficial de la Oficina contra las Drogas (DEA) le pidió 1.5 millones de dólares a Arbabsiar para ejecutar el asesinato, y que más ataques serían discutidos en el futuro.

El sentenciado aceptó luego de ser atrapado en Nueva York, de regreso de uno de sus viajes de México, que a su entender sus operaciones eran financiadas por un grupo asociado al ejército de Irán, llamado Fuerzas Qods.

El fiscal de Manhattan, Preet Bharara, dijo en un comunicado que el asesinato del embajador saudita sería llevado a cabo sin importar el número de personas inocentes que perdieran la vida en el atentado.

"Manssor Arbabsiar era un enemigo entre nosotros, el conducto clave y el facilitador para un nefasto plan internacional diseñado por miembros del ejército iraní", enfatizó Bharara.