El presidente Nicolás Maduro aseguró hoy que Venezuela tiene poder en todos los sentidos para preservar su estabilidad y advirtió que ninguna fuerza externa podrá interferir en sus asuntos internos.

"Que nadie se meta con nuestro país. Esta tierra, cielo y mares son sagrados y nadie jamás debe tocarlos", precisó el jefe de Estado durante una visita de inspección a la Base Aérea El Libertador de Palo Negro, en Maracay, capital del central estado de Aragua.

Maduro recalcó: "Ninguna fuerza extranjera imperial o aliada al imperio podrá tocar esta tierra, y debemos prepararnos para eso. Si queremos la paz preparémonos para garantizarla".

"Tenemos que conquistar y mantener el respeto del mundo entero por Venezuela y no exagero si digo por esta gran Latinoamérica y (el) Caribe", señaló.

El jefe de Estado afirmó: "Tener poder y fuerza militar en todos los sentidos es preservar la estabilidad, la paz y el respeto del mundo y el derecho a desarrollarnos".

"Que no venga ningún imperio del mundo a tratar de dominarnos, sobre todo ahora que vemos que la oligarquía venezolana se arrodilla y va a ofertarse al mundo para entregar a Venezuela a los peores intereses", sostuvo el mandatario.

Maduro hizo estas declaraciones antes de iniciar las operaciones del Sistema Arpía de aviones no tripulados, en la base aérea militar El Libertador de Palo Negro, evento transmitido por la estatal Venezolana de Televisión (VTV).

El presidente explicó que dicho sistema será utilizado para permitir preservar la paz y la seguridad nacional.

Rechazó asimismo que su gobierno desarrolle "la industria militar para amenazar, someter, chantajear o dominar y ocupar pueblos extranjeros".