La elaboración de las leyes secundarias de la reforma educativa "no se van a hacer sobre las rodillas", sino que se van a presentar propuestas de iniciativas sustentadas en un amplio consenso, estableció Jorge Federico de la Vega Membrillo.

Asimismo, mencionó que las tres leyes reglamentarias descansan en seis ejes fundamentales y que serán consensados con la sociedad, padres de familia, especialistas y magisterio.

También, indicó que estos lineamientos comprenden la búsqueda de un amplio consenso para sus contenidos, el respeto a los derechos de los trabajadores, una evaluación no estandarizada, el carácter público y gratuito de la educación y un mayor apoyo financiero para el sector.

Entrevistado en el marco del Foro Nacional de Información y Consulta sobre la Reforma Constitucional en Materia Educativa y la Elaboración de las Leyes Reglamentarias, dijo que se están trabajando tres leyes secundarias que son: la Ley General de Educación, la Ley del Servicio Profesional Docente, y la Ley del Instituto Nacional para la Evaluación de la Educación.

Para reformar la primera y elaborar las iniciativas de las otras dos, agregó, se requiere de un amplio consenso, fundamentalmente la Ley del Servicio Profesional Docente y que ha desatado un fuerte debate.

Me refiero, prosiguió, a que tenemos un material de trabajo, borradores y en ellos se planean temas de carácter laboral. "Esto ha desatado un fuerte debate y polémica, por lo cual debemos tener mucho cuidado y que estén sustentadas en un amplio consenso.

Dio a conocer que el próximo 20 de junio la Comisión de Educación se va a reunir con el líder nacional del SNTE y se tienen pláticas ya con los representantes de la CNTE para concretar fecha y escuchar su opinión.

Además, agregó, la próxima semana nos vamos a reunir con los presidentes de las comisiones de educación de los congresos locales, así como con los secretarios de Educación Pública de cada una de las entidades federativas.

"Hay una ruta en este primer momento de consulta, de escuchar para ir haciéndonos de una serie de elementos que nos permitan, en otro momento, sentarnos a soltar la pluma", apuntó.

La reforma educativa aprobada en diciembre del año pasado, en uno de sus transitorios, "nos indica que para la ley del INEE tenemos una fecha límite que es el 26 de agosto, pero para las otras dos no tenemos tiempos fatales", comentó.

Por lo tanto, precisó, se tendría que convocar a un periodo extraordinario en el primer caso, sin embargo, si las fechas no nos dan "tendremos que caminar hacia el periodo ordinario de sesiones" próximo.

Este foro, dijo, es el primero de una serie de eventos que se llevarán a cabo entre junio y julio en diversas ciudades del país, indicó el legislador perredista.

Nos hemos planteado una ruta que permita arribar a un amplio consenso en la elaboración de estas iniciativas, porque son las que van a señalar cómo se va a concretar la reforma constitucional en materia de educación, dijo De la Vega Membrillo.

Como primer eje de este esfuerzo, afirmó que sólo habrá reformas a las leyes secundarias y nuevas leyes e iniciativas si descansan en un claro y transparente consenso.

En el segundo eje, mencionó, que la reforma mandata que se legisle sobre el ingreso, promoción, reconocimiento y permanencia, con pleno respeto a los derechos de los trabajadores de la educación.

Esto significa que se respetará el apartado B del Artículo 123 de la Constitución, así como la Ley de los Trabajadores al Servicio del Estado, entre otros, agregó el diputado.

También dijo que se ha de colocar al maestro en el centro del debate, como profesional, así como el espacio inmediato donde desarrolla sus labores, que es la escuela.

La evaluación figura en el tercer eje y el perredista dijo que ésta no debe ser estandarizada.

Para su definición y aplicación se deben considerar aspectos cuantitativos y cualitativos, además de las condiciones socioeconómicas tan diversas del país, los aspectos funcionales y logísticos, el entorno del docente, la escuela, los alumnos, el equipamiento, los materiales y la comunidad, entre otros.

"Esta evaluación no debe ser estandarizada, sólo debe haber pruebas estandarizadas para evaluar los conocimientos de los docentes", agregó.

El respeto al carácter público y gratuito de la educación, que no debe estar en tela de juicio y menos ser objeto de debate, figura como otro eje fundamental presentado por el presidente de la Comisión de Educación y Servicios Educativos.

También mencionó, como otro eje, que se requieren más recursos y que los legisladores deben participar de manera activa en el debate sobre las reformas hacendaria y fiscal con el propósito de construir espacios que garanticen un mayor porcentaje de financiamiento para la educación.

Aclaró que de manera paralela se hará énfasis en la transparencia y rendición de cuentas de los dineros que se aplican en el sistema educativo y que se impulsará una política equitativa en su distribución para que no se repitan diferencias como los actuales contrastes entre el sureste y el norte del país.

Como sexto eje, mencionó que existe la necesidad de que se debata sobre el sistema de modelo educativo que se pretende aplicar.

Se preguntó si es la vía adecuada para un modelo educativo que éste descanse en la teoría o las teorías de las competencias o se tienen los instrumentos y condiciones suficientes y necesarias para construir una ruta "que descanse en nuestra propia historia como nación, así como la historia del propio sistema educativo".

"Muchos de nosotros creemos en lo segundo", agregó.

Dijo que esos seis ejes son algunos de los aspectos para la orientación de los trabajos de la comisión para elaborar las leyes secundarias y que están a debate en los foros previos a su elaboración.