El recientemente remodelado auditorio "Divino Narciso" de la Universidad del Claustro de Sor Juana (UCSJ) cobijó la víspera, con todo el rigor que una obra de tal envergadura reclama, a la ópera bufa "La Serva Padrona", escrita por Giovanni Battista Pergolesi (1710-1736), en el año de 1733.

De acuerdo con el diseño del arquitecto Jorge Galaviz Hernández, responsable de la obra de reacondicionamiento, 500 personas pueden permanecer sentadas cómodamente en el recinto, que anoche fue insuficiente para atender a la cantidad de almas que desde temprana hora llegaron para ver la famosa ópera.

Actuaron las sopranos Ileana Ortiz e Ileana Muñoz ("Serpina"), el bajo barítono Audón Coria ("Uberto"), y el actor Miguel Angel Hoppe ("Vespone"), bajo la dirección de Luis Lledías y la dirección escénica de Roxana Elvridge- Thomas Santillán; el vestuario, maquillaje e iluminación fueron arte de Laura Martínez.

"La Serva Padrona" cuenta con gracia la historia de "Uberto", un gentilhombre empedernido en su soltería, y "Serpina", su joven sirvienta, quien se siente ama de la casa. "Uberto", cansado de las actitudes tiránicas de la chica, le anuncia que finalmente planea contraer matrimonio y busca a la mujer idónea para ello.

"Serpina" jamás aceptaría a otra patrona que no sea ella misma, por lo que urde un plan para hacer que "Uberto" la despose, pues sabe además que él esconde sentimientos por ella. Así, inventa la farsa de que tiene un pretendiente, "El Capitán Tempesta", quien no es otro que el criado "Vespone", pero disfrazado.

"Serpina le presenta el falso galán a "Uberto" y le dice que tiene que pagarle una jugosa dote, pues en caso de negarse, "Uberto" tendrá que casarse con ella. La mentira logra provocar los celos del patrón, y lo conmueve, pues "El Capitán Tempesta" es un tipo colérico, que a los ojos de "Uberto" no merece a "Serpina".

El reconoce que estos sentimientos son provocados por el amor que siente por ella, y elige desposarla. Los sirvientes revelan el engaño, pero tras la sorpresa y el enojo, "Uberto" sabe que lo que no es mentira es su amor y mantiene su decisión de casarse con "Serpina", quien finalmente logra pasar de sirvienta, a patrona.

Fue así como tras su estreno en abril pasado, volvió a la escena esta ópera bufa", como parte del Programa de Opera Barroca de la UCSJ. Es la primera obra de esta naturaleza producida por la institución, con el apoyo de la carrera de Profesional Asociado en Producción de Espectáculos del Colegio de Arte y Cultura.

Tras la exitosa función de anoche, la compañía alista maletas para presentarse el 1 de junio en el auditorio del Centro de Enseñanza para Extranjeros de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).