Alza de precios y mercado ilegal, desafíos de tabacaleras mexicanas

En México, la industria del tabaco legal tiene un volumen de 33.6 mil millones de cigarrillos, aunque en los últimos años las compañías han enfrentado la competencia desleal de productos pirata o de contrabando, que han venido ganando terreno tras los aumentos en los impuestos en 2010.

Datos a 2012 de la Confederación de Cámara Industriales (Concamin) refieren que 16.6 por de los cigarros vendidos en el país tiene su origen en el contrabando, ya que existen alrededor de 102 marcas que se comercializan sin consentimiento de las autoridades, principalmente en puesto callejeros o en estaciones del metro.

El director de Asuntos Corporativos de British American Tobbacco, Carlos Humberto Suárez, dijo a Notimex, en octubre pasado, que tras el alza en los gravámenes el crecimiento de este acto ilícito ha venido creciendo de forma constante y representa entre un 15 y 18 por ciento de las ventas en el mercado nacional.

Expuso que si bien el incremento de impuestos buscaba reducir el consumo de tabaco, el alza en el precio provocó que la gente optara por marcas de bajo precio de dudosa procedencia, de entre 12 y 14 pesos, cuando las marcas más baratas de las empresas legales están en 28 pesos.

"El aumento de impuesto originalmente fue conceptualizado como una manera de aumentar la recaudación y bajar el consumo, pero no se dieron esos supuestos, al contrario, bajó la recaudación 12 mil millones de pesos de la meta que tenían establecida y está aumentando el consumo porque se vende cigarro más barato", afirmó.

Ante esta situación, el 22 de mayo pasado las compañías British American Tobacco, Imperial Tobacco Group, Japan Tobacco International y Philip Morris International, lanzaron la Asociación de Codificación Digital y Seguimiento (DCTA, por sus siglas en inglés), a fin de promover las normas internacionales y las tecnologías digitales para luchar contra el contrabando, la falsificación y la evasión fiscal.

La DCTA se basa en la experiencia colectiva de la industria para proteger la cadena de suministro y desarrollar tecnologías sofisticadas que ayuden a distinguir productos genuinos de aquellos falsificados.

De acuerdo con Euromonitor, en los últimos 10 años el volumen de ventas de cigarrillos en México registró una disminución continua, sobre todo con la inclusión de pictogramas explícita en paquetes.

La consultora de mercado indicó que el alza de precios empujaron a los fabricantes de tabaco a lanzar versiones más asequibles de sus principales marcas en paquetes 14 unidades o cigarros de mayor tamaño, para mantener la lealtad de sus consumidores en el mercado nacional.

"Cada vez que el precio de los cigarrillos aumenta, el volumen de ventas de cigarrillos ilegales se incrementan. Por lo tanto, se espera que las ventas de cigarrillos ilícitos continuará subiendo", concluyó.