Comparece ante la corte acusado de la muerte de soldado británico

Michael Adebowale, uno de los acusados de la muerte del soldado británico Lee Rigby en el distrito de Woolwich, compareció hoy por primera vez ante una corte de esta capital, para responder por cargos de asesinato y posesión de armas.

En medido de un fuerte dispositivo de seguridad, Adebowale, de 22 años de edad, llegó esta mañana a la Corte de Magistrados de Westminster, en el centro de Londres, con las manos esposadas, la derecha vendada, y custodiado por dos elementos de la policía.

Vestido con un pantalón blanco y una sudadera gris claro, el acusado fue sentado en un banco, colocado tras un vidrio a prueba de balas, custodiado por los guardias de seguridad, mostrándose relajado y tranquilo.

Durante los cinco minutos que duró su comparecencia ante la corte, el acusado se limitó sólo a confirmar al juez Howard Riddle su identidad y sus datos generales, según un reporte de la edición electrónica del diario británico The Telegraph.

Adebowal confirmó sus datos generales al juez Riddle respondiendo en calma, simplemente con la palabra "sí", sin decir más y poniendo atención a las declaraciones que hizo el magistrado sobre los cargos en su contra.

El joven fue acusado anoche de manera formal de la muerte a puñaladas del soldado Lee Rigby y de posesión de un arma de fuego, un revolver KNIL modelo 91 de 9.4 milímetros, con el que habrá herido a dos policías durante su arresto, en hechos ocurridos el pasado 22 de mayo.

Al término de la audiencia el juez dijo a Adebowale que dadas los cargos que pesaban en su contra la Corte no podía concederle libertad bajo fianza, con lo que su caso será turnado a la Corte Penal Central de Old Bailey, en Londres.

"Habrá una audiencia el lunes 3 de junio bajo el protocolo de terrorismo en cuanto a este caso se refiere", subrayó el magistrado, tras precisar que la próxima audiencia en Westminster sería el 28 de junio, a lo que Adebowale sólo asintió con la cabeza.

El militar Lee Rigby murió el 22 de mayo cerca de un cuartel en el distrito londinense de Woolwich, de acuerdo con los resultados de la autopsia a causa de las "múltiples heridas incisas" que recibió de sus agresores.

Además de Adebowale, está detenido otro sospechoso, Michael Adebolajo, de 28 años, quien fue grabado con las manos ensangrentadas y sosteniendo un cuchillo, mientras explicaba que cometió el ataque en nombre del Islam y por la muerte de musulmanes en Irak y Afganistán.