La esclerosis múltiple (EM) es una enfermedad autoinmune, crónica, inflamatoria que afecta aproximadamente a ocho mil personas en México, informó el presidente de la Asociación Mexicana de Investigación de la Industria Farmacéutica Mexicana, Gerardo Sánchez.

El especialista especificó que ese padecimiento afecta a población adulta en etapas productivas de la vida, "la aparición de la enfermedad se ve entre los 20 y 40 años de edad y es un poco más frecuente en mujeres que en hombres".

Abundó que esta enfermedad se caracteriza por lesiones inflamatorias en el cerebro o en la médula espinal y con el tiempo causa discapacidad física, además afecta funciones mentales superiores como la capacidad de concentración y la memoria.

En entrevista para Notimex, advirtió que una persona promedio que no inicia un tratamiento a tiempo, su esperanza de vida se reduce hasta en 10 años y causará un gran impacto personal, familiar y social, "pues a la larga la enfermedad lo obligará a usar silla de ruedas o a estar postrado en una cama".

Sánchez-Mejorada refirió que la esclerosis múltiple no se cura, sin embargo existen tratamientos que buscan reducir la inflamación en el cerebro y retrasar la evolución de los grados de discapacidad física.

"Los medicamentos ayudan a disminuir la carga inflamatoria, en el tratamiento a largo plazo a los pacientes, recurrir a terapias modificadoras de la enfermedad son medicamentos que de una forma u otra lo que buscan es bloquear el mecanismo inmunológico que está

alterado", comentó.

Precisó que México se considera un país de incidencia relativamente baja de esclerosis múltiple y aunque no se tienen estadísticas epidemiológicas muy precisas, "se estima que afecta a 13 de cada 100 mil habitantes, es decir, aproximadamente habrá ocho mil pacientes en la población adulta".

El especialista destacó que entre los retos a los que se enfrentan los pacientes con esclerosis múltiple son el diagnóstico temprano y el acceso igualitario a los servicios de salud y medicamentos.

De igual manera indicó que es necesario hacer hincapié en la capacitación de los médicos generales o familiares para que puedan canalizar a los pacientes a las áreas de neurología.

"En este momento el paciente que inicia con los síntomas y el momento en que se diagnostica con esclerosis múltiple en promedio han pasado cinco años, en los que típicamente van de un médico a otro y no se sospecha hasta que la discapacidad es demasiado clara, por lo que se trata de evitar que se llegue a esa situación", advirtió.

Refirió que cuando se tienen episodios como adormecimiento u hormigueo de las extremidades, visión borrosa o con un punto ciego, es importante acudir al médico, pues esta enfermedad ocurre por episodios y cuando éstos son frecuentes, se incrementan los riesgos de discapacidad.

"Habitualmente después de un periodo de semanas, los síntomas ceden y el paciente nunca regresa al mismo nivel de normalidad al que estaba antes del episodio y si esto ocurre con mucha frecuencia, la discapacidad se va a venir acumulando más rápidamente", puntualizó.