Millones de peruanos participaron hoy en un simulacro de terremoto de 8.0 grados de magnitud en la escala Richter y posterior tsunami en las costas, con hipocentro localizado a una profundidad entre 30 y 50 kilómetros de Lima.

El Instituto de Defensa Civil (Indeci) explicó que el objetivo de este ejercicio preventivo es medir la capacidad de respuesta de la población y en esta ocasión se estima que participó un 85 por ciento de los ciudadanos.

Los "daños" son mínimos ya que debido a la amplia participación de los peruanos se atenuó el impacto, indicó el Indeci, en tanto la alcaldesa de Lima, Susana Villarán, se declaró satisfecha por la capacidad de respuesta ciudadana.

La jefa del gobierno capitalino monitoreó el desarrollo de la actividad junto a los jefes de Seguridad Ciudadana, Defensa Civil, Cuerpo General de Bomberos Voluntarios del Perú, Policía Nacional del Perú y del Sistema Metropolitano de la Solidaridad (Sisol).

Alumnos de colegios, universidades, profesores, personal de hospitales, oficinas, instituciones y ciudadanía en general salieron de sus centros de trabajo o domicilios al sonar la alarma hacia las 10:00 horas locales (15:00 GMT).

El Indeci informó en un posterior reporte que la participación de los peruanos permite atenuar el impacto que pueda generar un terremoto.

La capital peruana tiene algunas zonas consideradas "críticas" en los distritos de Punta Hermosa, Lurín, Villa El Salvador, Pachacamác, Villa María del Triunfo, San Juan de Miraflores, Ate Vitarte, Lurigrancho-Chosica, Cercado y Rímac.

En esos sitios junto con Ventanilla, Callao, Independencia, Comas, Carabayllo y Ancón, hay unas 400 mil casas que podrían colapsar debido a su avanzado deterioro.

En caso de que un terremoto sea de magnitud de 8.9 grados Richter seguido de un tsunami con olas de hasta 10 metros de altura, dejaría en Perú unas 130 mil víctimas, entre heridos y fallecidos, y 20 mil viviendas colapsadas, según estudios de investigadores peruanos.

El terremoto registrado en la sureña región de Pisco el 15 de agosto de 2007, que fue de 7.9 grados, dejó 595 muertos, dos mil 291 heridos, 76 mil viviendas totalmente destruidas e inhabitables y 431 mil personas afectadas.