La Coalición Nacional Siria, que agrupa a los principales grupo de la oposición, rechazó hoy participar en la Conferencia Internacional de Ginebra mientras sigan las matanzas en la estratégica ciudad de Qusair, en la frontera con Líbano.

"La Coalición Nacional no participará en la conferencia internacional de paz, ni en esfuerzos en este sentido, ni en una solución política debido la participación de Hezbolá en la masacre de Qusair", dijo el líder de la alianza, George Sabra, en rueda de prensa en Estambul.

Indicó que la Coalición Nacional para las Fuerzas de la Revolución y la Oposición Siria (CNFROS) suspenderá su participación hasta que la comunidad internacional intervenga para poner fin al asedio en Qusair, una ciudad en la provincia de Homs, según la cadena Al Yazira.

Sabra afirmó que "hablar ahora de soluciones políticas bajo la brutalidad es algo sin sentido", porque "la vida de los sirios es más importante que las soluciones políticas".

Instó a la Organización de las Naciones Unidas (ONU) y a la Liga Árabe a actuar inmediatamente para detener las masacres en el país y pidió a la Cruz Roja Internacional y a la Media Luna Roja evacuar a unos mil 500 heridos atrapados en Qusair por la ofensiva del régimen sirio.

Después de Sabra, el vocero de la Coalición Nacional Siria, Khalid Saleh, consideró que una conferencia internacional sobre una solución política en Siria carece de sentido a la vista de las matanzas que tienen lugar.

Precisó que cientos de civiles en Qusair han sido "gravemente heridos", además la población carece de agua, electricidad y las masacres siguen "minuto a minuto mientras el régimen sirio continúa utilizando armas que recibe de sus aliados".

También exhortó a la ONU y a la Liga Árabe a intervenir para detener los asesinatos que comete el grupo chiíta libanés Hezbolá en Qusair, escenario desde el pasado 19 de mayo de una ofensiva del régimen sirio, apoyado por el Hezbolá, contra los rebeldes.

La Coalición Nacional Siria, reunida en Estambul, había condicionado la víspera su participación en la conferencia de Ginebra, propuesta por Estados Unidos y Rusia con el objetivo de hallar una solución al conflicto sirio, que ha causado más de 94 mil muertos desde marzo de 2011.

Algunas de sus condiciones eran la elaboración de un calendario que incluya la salida del poder del presidente sirio, Bashar al-Assad, así como la dimisión de la cúpula de seguridad y militar por considerar que están fuera del proceso político.

Asimismo, el cese de las acciones de asesinato y destrucción que lleva a cabo el régimen, la posibilidad de que las fuerzas de la revolución puedan defender al pueblo sirio y el fin de la invasión por parte de las milicias iraníes y de Hezbolá.

El ministro ruso de Relaciones Exteriores, Serguei Lavrov, acusó este jueves a la oposición siria de boicotear la conferencia internacional de Ginebra al poner condiciones "irrealizables", pues pretende arruinar los esfuerzos de paz y busca una intervención extranjera en Siria.

"Tenemos la impresión de que la Coalición Nacional y sobre todos sus patrocinadores regionales están haciendo todo para impedir el comienzo del proceso político", declaró Lavrov en una conferencia de prensa.

El jefe de la diplomacia rusa reiteró la postura de Kremlin de que el proceso negociador debe iniciarse sin ningún tipo de condiciones previas e incluir a todas las partes involucradas en el conflicto sirio.