Antes que el género de ciencia ficción se diera a conocer en los Estados Unidos, a principios del siglo XX, en México algunos autores como Amado Nervo (1870-1919) ya lo abordaban con solvencia, aseguró anoche el escritor H. Pascal.

Durante el ciclo "Autores secretos: Amado Nervo", Pascal habló sobre algunas de las facetas desconocidas de quien es considerado como el más grande de los modernistas mexicanos, entre ellas, el que en gran parte de su obra está impreso el género de ciencia ficción o "fantástico".

"Amado Nervo tiene muchas facetas desconocidas y secretas, como por ejemplo el que en toda su obra está presente la ciencia ficción o literatura fantástica. En sus poemas y cuentos habla del control de ondas cerebrales, de viajes en el tiempo y otras cosas, hablamos de un mexicano que los aborda en el siglos XIX y principios del XX", recordó.

La ciencia ficción mexicana, dijo, inició en el siglo XVIII, con el autor yucateco Manuel Antonio Rivas y destacó que la importancia de Nervo, radica en que desde el Modernismo Mexicano se retomó un género que tiene una especie de línea secreta "muy interesante desde el punto de vista literario e histórico".

De acuerdo con Pascal, la literatura fantástica de Nervo se aprecia dispersa en gran parte de su obra, por lo que pugnó porque se difunda, a fin de darla a conocer. Asimismo, dijo que autores de la talla de José Emilio Pacheco, abordó uno de los cuentos más significativos de Nervo de ciencia ficción titulado "La última negra".

De igual manera, indicó que Nervo era un apasionado de la literatura fantástica y a la astronomía, tanto que en su época daba conferencias sobre esa disciplina.

"Amado Nervo es la representación de muchas cosas, la mayoría de las cuales no coinciden con la imagen escolar que de él se ha propagado durante épocas.

"Fue también el amante secreto, durante décadas, de la Amada inmóvil (1922); es el poeta que comenzó, como muchos otros, con la idea de la poesía baudeleriana, como un inicio de exploración creativa", refirió Pascal.

Pascal recordó a Nervo como un cronista pero también como un interlocutor cultural, un polemista científico, como el creador de grandes relatos de ciencia ficción y fantaciencia.

Nervo fue una representación casi impecable de nuestro modernismo, junto con el autor José Juan Tablada (1871-1945).

Tras su intervención, Pascal leyó fragmentos de las obras "Kalpa" (1905) y "Yo estuve en el espacio" (1912).

Oriundo de Amado Tepic, entonces Jalisco, Amado Nervo fue el representante principal del modernismo mexicano; entre sus obras se encuentran, en poesía: "Perlas negras" (1896), "Místicas" (1898) "Poemas" (1901), "El éxodo y las flores del camino" (1902), "Serenidad" (1912) "Lira heroica" (1912), "El estanque de los lotos" (1919) y "El arquero divino" (1919), por citar algunas.