El gobierno colombiano mantiene hoy prudencia frente a las reacciones de Caracas por la visita que el líder opositor venezolano Henrique Capriles realizó esta víspera al presidente Juan Manuel Santos.

El ministerio de Relaciones Exteriores de Colombia, en un comunicado emitido en las últimas horas, advirtió que el gobierno de Juan Manuel Santos no entrará en una "diplomacia de micrófonos".

"En aras de mantenernos alejados de la diplomacia de micrófonos que es tan dañina, trataremos este tema de manera directa con el Gobierno venezolano", indicó una declaración de la canciller María Ángela Holguín.

El gobierno del presidente Nicolás Maduro cuestionó el miércoles que Santos haya sostenido una reunión con Capriles en la presidencial Casa de Nariño y advirtió que revisara el papel de Venezuela en el proceso de paz en La Habana.

"El presidente de la República, Juan Manuel Santos, desde que inició su Gobierno, decidió tratar los asuntos con el Gobierno de Venezuela de una manera directa y sin micrófonos", puntualizó la declaración oficial.

Por su parte, el ex presidente Alvaro Uribe Vélez sostuvo que el gobierno colombiano es autónomo para conversar con la oposición venezolana.

El ex mandatario en su cuenta de la red social Twitter planteó que la reunión Santos-Capriles fue "institucional y conocida, no clandestina como las del Gobierno de Venezuela con terrorista FARC".