El presidente de Francia, Francois Hollande, recibió hoy una lluvia de críticas por parte de políticos de los partidos en el gobierno, horas antes de que la canciller federal, Angela Merkel, viaje a París.

La Comisión de la Unión Europea exhortó la víspera a Francia a reformar su economía y su sistema de jubilaciones con el argumento de que "Francia ha perdido competitividad en los últimos 10 años, e incluso desde hace 20 años".

En declaraciones hechas en Bruselas, el presidente de la Comisión de la UE, José Manuel Durao Barroso, recomendó asimismo a Francia que baje los costos laborales y que abra los mercados de energía o de servicios para posibilitar competitividad.

El presidente Hollande reaccionó irritado y rechazó "el dictado de Bruselas", y dijo que "la Comisión no tiene que dictarnos lo que tenemos que hacer".

La reacción del jefe del gobierno francés fue criticada por el presidente adjunto de la fracción en el parlamento de la Unión Demócrata Cristiana y Unión Socialcristiana, Andreas Schockenhoff, quien expresó que "quien así habla está sacudiendo los fundamentos de la Unión Europea".

Otro legislador de esa fracción, quien es el portavoz del tema del presupuesto público, Michael Fuchs, declaró que si un país de la Unión Europea y de la Unión Monetaria cree que no debe cumplir con los acuerdos, es una cuestión preocupante.

La Comisión Europea dio a conocer la víspera "recomendaciones específicas" para los países de la UE así como una lista con las reformas que éstos deben llevar a cabo en el marco de la política económica y social.

Exhortó a Francia a llevar a cabo una reforma del sistema de jubilaciones.

El político de la Unión Social Cristiana, Manfred Weber, quien es presidente adjunto del la fracción de los partidos populares y demócratas europeos en el Parlamento Europeo, declaró la noche del miércoles a la edición en línea del Spiegel que "Holland no ha entendido todavía que no está sólo él sobre el planeta".

"Debe por fin hacer sus tareas y abordar los problemas estructurales de Francia en vez de buscar a los culpables en Bruselas y en Berlín", puntualizó.

El presidente de la fracción legislativa del Partido Liberal (FDP) y candidato a canciller federal por parte de ese instituto político, Rainer Brüderle, declaró que Francia necesita llevar a cabo reformas para que el crecimiento europeo adquiera impulso.

Apuntó que era tiempo para aplicar mas economía social de mercado en vez de economía estatal socialista. En declaraciones al diario alemán Rheinische Post dijo que la Canciller Federal seguramente abordará el tema hoy como suele ser "entre amigos.

Respecto a la pérdida de competitividad de Francia, el político alemán demócrata cristiano y Comisario de Energía de la UE, Günther Oettinger, declaró en un evento que ese gremio de 27 países se ha convertido en un caso para ser saneado y dijo que algunos países se han vuelto casi ingobernables a causa de la crisis.

Respecto a Francia señaló que ese país no está preparado para hacer lo que es necesario.

Agregó que necesita una Agenda 2010 con reformas al sistema de pensiones que en realidad significan recorte de éstas, vida laboral más larga y disminución de la participación del estado en la economía.