Denuncia Greenpeace que Iberdrola ataca energías renovables

Un grupo de activistas de la organización ecologista Greenpeace desplegó varias pancartas en la sede de Iberdrola de Madrid para denunciar que esta empresa ataca a las energías renovables con el objetivo de proteger su negocio de energía sucia.

Greenpeace aseguró que para ello utiliza toda su red de influencias políticas a fin de lograr una legislación para que favorezca la energía sucia (gas, carbón, uranio), el verdadero negocio de Iberdrola.

Con el mensaje "Iberdrola, enemigo de las renovables", varios escaladores desplegaron una pancarta de 240 metros cuadrados aunque luego trabajadores de Iberdrola la rompieron.

"Greenpeace quiere mostrar el verdadero negocio de Iberdrola, que no son las energías renovables. Pese a su imagen verde, es la principal empresa que ataca el desarrollo de las renovables en España porque afecta a sus intereses económicos", sostuvo.

La organización no gubernamental habilitó también una fax-acción para que cualquier persona pueda pedir directamente a Iberdrola que deje de bloquear las energías renovables.

Exigió a Iberdrola que abandone su campaña de ataque a las energías renovables y deje de presionar al Gobierno para lograr una política energética sometida a sus intereses y en contra del interés general.

El responsable del Área de Energía y Cambio Climático de Greenpeace, José Luis García, señaló que Iberdrola ha pasado de ser líder mundial en renovables a ser de la energía sucia".

Aseguró que la guerra de Iberdrola contra las renovables en España está cerrando el camino a quienes quieren que nuestro país recupere el liderazgo y el empleo que tuvo en este sector.

De acuerdo con un informe de Greenpeace, en el periodo 2005-2012, el 85.01 por ciento de la energía producida por la empresa, tanto fuera como dentro de España, fue mediante tecnologías convencionales (principalmente gas, carbón y uranio) y solo el 14.99 por ciento con renovables.

"En un contexto de crisis económica, el sector renovable es una importante fuente de empleo que debería ser impulsado. Además, al bloquear las tecnologías limpias Iberdrola está agravando el cambio climático, el mayor problema ambiental que afronta el planeta", remarcó.

Denunció que Iberdrola dejó de ingresar entre cuatro mil 250 y cinco mil 500 millones de euros en el periodo 2005-2012 debido a la caída del funcionamiento de sus centrales de gas de ciclo combinado.

Este parón es consecuencia del elevado porcentaje de energías renovables en la red, del descenso en la demanda eléctrica y de las ayudas al carbón, apuntó.

La organización ecologista consideró que la compañía lanzó una campaña en contra de las renovables debido a este error de planificación, que está afectando a sus intereses económicos.

Además, Iberdrola está utilizando todo su poder para influir en la legislación.

"Los pagos a las centrales térmicas por capacidad y disponibilidad, los beneficios 'caídos del cielo' para sus nucleares o las normativas que establecen una moratoria a las energías renovables, que reducen retroactivamente los ingresos de quienes invirtieron en renovables o que expulsan a las renovables del mercado, son ejemplos de ello", dijo.

Anotó que el caso más reciente ha sido el trato de favor recibido por su central nuclear de Garoña para permanecer sin desmantelar a pesar de haber sobrepasado los plazos legales.